Aguirre: «Madrid es el tractor del crecimiento económico nacional»

La presidenta alabó el balance del último trimestre, pese al olvido al que somete Zapatero a la región

PRIMER ENCUENTRO. El Gobierno madrileño se reunió ayer por primera vez en Sol tras las vacaciones
PRIMER ENCUENTRO. El Gobierno madrileño se reunió ayer por primera vez en Sol tras las vacaciones

Madrid- Tras la vuelta a la actividad política después de las vacaciones, la presidenta de la Comunidad, Esperanza Aguirre, no tardó en valorar la lucha en el PSM por enfrentarse a ella en las elecciones autonómicas de 2011. La presidenta regional, y del PP de Madrid, no mostró ninguna preferencia por elegir contrincante en las urnas, ya que calificó a Trinidad Jiménez y Tomás Gómez como «de Zapatero», que no ha hecho más que «despreciar» a los madrileños, acusó.
Cuestionada sobre el posible debate entre ambos candidatos a las primarias socialistas, Aguirre consideró que sería lo mejor ya que así se vería si hay diferencias entre Tomás y Jiménez. «Que sepa, entre Trinidad y Gómez no hay discrepancias ideológicas, los dos son Zapatero, traídos por él a Madrid», recordó la presidenta. Fue el presidente del Gobierno quien sacó a Tomás Gómez de Parla para ser secretario general del PSM y ha rescatado a la ministra de Sanidad después de que perdiese unas elecciones contra Alberto Ruiz-Gallardón para la Alcaldía madrileña en 2003.
«Rodríguez Zapatero es diputado por Madrid desde hace dos legislaturas, y en ese tiempo no ha hecho otra cosa que despreciar a los madrileños de una manera constante –insistió Aguirre– y no sólo por no dar un sólo euro para obra pública nueva en la región, porque en las que ha participado ya se habían proyectado antes de que llegara a Moncloa».
Según apuntó la presidenta de la Comunidad, el presidente del Gobierno no ha asistido a ninguna fiesta madrileña, «ni a San Isidro ni a la Almudena», ni acto institucional en la región, «ni siquiera a un acto deportivo». «Sabemos que es del Barça, que no va a ir a los partidos del Madrid, pero podría haber ido a alguno del Atleti, del Getafe o del Rayo Vallecano. Y si lo que le gusta es el baloncesto, están los del Estudiantes o el Fuenla, si no le gusta el Madrid», añadió. En su opinión, el desprecio de Zapatero hacia los madrileños se ha reflejado en que no ha conseguido ganar una sola elección en la Comunidad.
Pero el repaso al presidente del Gobierno no terminó con las valoraciones personales sobre la guerra en el PSM, Aguirre presentó con satisfacción los últimos resultados económicos de la región que, según afirmó, «impulsan la leve recuperación de la economía española». La Comunidad acumula su tercer trimestre de crecimiento positivo, con un +0,4 por ciento del PIB, dato que dobla al obtenido en el conjunto del territorio nacional. Es más, Aguirre explicó que la de Madrid es la única de las 17 comunidades autónomas que no tiene que devolver dinero al Estado de las cantidades a cuenta. «De hecho, hemos terminado con un superávit que tendrá que ser reembolsado a las arcas madrileñas por parte del Gobierno de la Nación», aseguró.
Con todo, la presidenta regional reconoció que «es muy difícil ganar unas elecciones por mayoría absoluta, porque tanto uno como la otra se unirán a IU, a UPyD o a quien haga falta» para tratar de derrotarla en estas elecciones. «Espero que no lo consigan», deseó.


Un curso político muy intenso
La vuelta al trabajo de la presidenta de la Comunidad, Esperanza Aguirre, antes de que finalice el mes de agosto responde a la intensa agenda política marcada para este nuevo curso. Para empezar, Aguirre preparará el Debate sobre el Estado de la Región, que se celebrará previsiblemente los días 14 y 15 de septiembre. También hay que comenzar con las cuentas para elaborar los presupuestos del próximo año, que se prevén igual de complicados por el peso de la crisis económica, pese a la mejora madrileña. Hay que recordar que el último presupuesto regional fue el primero regresivo de las últimas décadas. A esto se añade la gran apuesta en el capítulo de Educación, ya que éste es el primer año que no habrá aulas en barracones. Y, por último, no hay que olvidar que este año es el último de la legislatura y haya elecciones en mayo.