Una carrera de 50 días

Los partidos perfilan sus estrategias a poco más de un mes para las elecciones municipales. El PP promete acabar con los okupas

El candidato popular y el socialista observan la carrera de El Corte Inglés
El candidato popular y el socialista observan la carrera de El Corte Inglés

Barcelona-A apenas 50 días de las elecciones municipales, las líneas generales del discurso de los candidatos a la alcaldía están más que perfiladas. Mientras el alcalde, Jordi Hereu, mantiene su proclamas etéreas sobre el modelo de Barcelona, la oposición ha incidido mucho más en las políticas de seguridad, en las cuentas del Ayuntamiento y en el paro. No en vano, el actual gobierno municipal dejará a la ciudad con una deuda de 1.200 millones de euros.

Ayer, sin ir más lejos, Hereu, que celebró un acto en el 22@, subrayó sus intenciones de «no subordinar nunca Barcelona a nada ni a nadie», volvió a reivindicar la «obra hecha» y apostó por nuevos planes que generen actividad económica para continuar al lado de las personas.

El alcalde defendió una Barcelona que ayude a los más desfavorecidos a encontrar nuevas oportunidades y señaló que su candidatura recoge el testigo de Pasqual Maragall, Joan Clos, Antoni Santiburcio o Maria Aurèlia Capmany. Sobre proyectos concretos, indicó que quiere seguir recuperando el fondo marino, la construcción de la Sagrera y continuar detrás de la evolución de los 73 barrios de la capital catalana.

El candidato del PP a la alcaldía, Alberto Fernández, por su parte, prometió que si gana las elecciones, acabará con los ruidos en la capital catalana y creará una oficina «antiokupas» para asesorar y apoyar a los propietarios y vecinos afectados por este fenómeno.

Durante la inauguración de la nueva sede del PP en el barrio de Gracia, a la que asistieron un centenar de militantes y simpatizantes, Fernández prometió acabar con estas dos problemáticas que, a su juicio, afectan más a esta zona de la ciudad.

El candidato del PP subrayó que «los okupas han proliferado en Barcelona gracias a la permisividad municipal hacia este colectivo, al que le ha permitido barra libre de infracción de ordenanzas municipales en los últimos años».

«Hay que desocupar Barcelona de okupas, ya que mientras hay barceloneses que no pueden pagar la hipoteca, éstos no sólo no pagan impuestos sino que hipotecan la convivencia por las molestias que causan», señaló el popular.


«No más decorados vacíos»
El presidente de CiU en el Ayuntamiento, Xavier Trias, insistió en su eslogan de «cambio» y apuntó que su intención es ser «el alcalde de todos», por lo que hizo un llamamiento a aquellos que nunca le han votado «pero que creen que en Barcelona ha llegado el momento del cambio en positivo». «Barcelona necesita un cambio, cambio de gobierno, un cambio de proyecto, un cambio de prioridades», dijo Trias, quien añadió que todo lo que Barcelona necesita es «un cambio en la forma de gobernar».

Trias señaló también que «cambiaremos» las prioridades de la política municipal, «tienen que acabar los decorados vacíos», dijo el convergente e insistió en que su primera prioridad será la lucha contra la crisis y el paro.


Fichajes mediáticos
La carrera por las elecciones municipales ha supuesto una estrategia curiosa. Los partidos, como si de equipos de fútbol se tratara, se han lanzado a la carrera de los fichajes mediáticos. Si primero fue PSC con la escritora Rosa Regàs, ahora le hatocado el turno a la actriz Montserrat Carulla, que se ha incorporado a la lista de Unitat per Barcelona –la coalición independentista liderada por Jordi Portabella y Joan Laporta–. Así, ella y el médico centenario Moisès Broggi cierran la lista de la coalición formada ERC, Rcat y DC. Lo anunció ayer Portabella, en un acto al que no asistió Carulla ya que está rodando en el País Vasco. Portabella destacó de ella ha destacado su capacidad de sumar de la coalición.