Lleida prohibirá el uso del burka en los edificios públicos

Tras el informe jurídico el Ayuntamiento sólo pude prohibir su uso en espacios cívicos, deportivos y educativos.

Una mujer pasea cubierta de un burka por Bélgica, donde se prohibió su uso el pasado 29 de abril en los espacios públicos
Una mujer pasea cubierta de un burka por Bélgica, donde se prohibió su uso el pasado 29 de abril en los espacios públicos

BARCELONA- «Se prohibirá entrar y permanecer con vestimentas como el burka o el niqab en los edificios públicos». Con estas palabras, el alcalde de Lleida, Àngel Ros (PSC), comunicó ayer que su ciudad se convertirá en el primer municipio español que regule el uso de esta vestimenta. Tras el informe jurídico que ha realizado el Ayuntamiento de Lleida, en el que rechaza controlar el velo integral en la vía pública, el alcalde ha encontrado otra salida para vetar el burka que, según su opinión, «incumple con los valores de iguladad de género y libertad». El Consistorio «modificará la ordenanza de usos y accesos en los centros municipales para restringir la entrada a aquellas personas que lleven tapada su identidad», explicó Ros. El alcalde esperaba la conclusión del informe para dictaminar las medidas que llevaría a cabo ante la moción que CiU presentó la semana pasada y que se debatirán este viernes en el pleno municipal. El informe jurídico dictamina que «una normativa municipal no puede regular los derechos y libertades fundamentales, como la libertad religiosa», explicó el regidor de CiU, Isidre Gavin, impulsor de la moción. De este modo, CiU ha modificado su propuesta inicial y presentará el viernes en el pleno una moción consensuada con PSC y a la que espera que se una PP y ERC.

Actividades pedagógicasAdemás de limitar el acceso a cualquier persona con un velo integral en los pabellones deportivos, centros educativos y cívicos o bibliotecas municipales, la moción pide tanto a la Generalitat como al Gobierno que, «a través de la legislación de ámbito superior y mediante sus competencias, regulen el uso de esta vestimenta en la vía pública». Por su parte, el president de la Generalitat, José Montilla apostó por no «crear un problema y una posible prohibición cuando en la calle no hay muchas personas que lo utilicen».La propuesta sugiere también actividades pedagógicas y de formación a todos los colectivos de la ciudad para garantizar el respeto a la dignidad de la mujer, así como la participación de la Asamblea de Religiones, que reúne 20 creencias, para impulsar el diálogo y difundir los valores comunes. De hecho, la regidora de inmigración del Consistorio, Rosa Maria Vall, avanzó que en la próxima reunión de la Asamblea de Religiones que tendrá lugar la semana que viene, se tratará este tema.

Mutismo del imánAnte las declaraciones del alcalde, los imanes de los dos oratorios de Lleida optaron por el mutismo. «No vamos a decir nada», dijo el imán del oratorio de la calle Clavell, Morro Haité. «Los imanes de Lleida tendrían que hablar, no entiendo este mutismo», consideró el presidente de la asociación Atlas, Omar Chará. «Ellos son los que han creado este malestar esta crispación, ya que el burka viene por la corriente salafista-oubista, el ala más dura del Islám, proveniente de Afganistán», añadió Chará que, desde su asociación lucha por la integración de los inmigrantes. «El pasado domingo nos reunimos casi 300 asociaciones de magrebíes de Lleida para tratar este tema y no vino ninguno de los dos imanes», recriminó. «Está prohibición traerá cola», auguró Chará preocupado por las consecuencias, que no han tardado en llegar. La comunidad islámica de Ponent y Pirineo anunció que recurrirá esta medida ante el Tribunal Constitucional y ante la Unión Europea. «Es una medida que vulnera la libertad de culto y coarta la libertad de la mujer musulmana, que lleva el velo voluntariamente para seguir el mandato de Alá», dijo Abdul Karim, portavoz de esta asociación que agrupa a 16 mezquitas de la provincia de Lleida.

Manifestación ante el ayuntamientoLa asociación Watani está organizando una manifestación en la plaza de la Paeria, ante el Ayuntamiento de Lleida, para el próximo viernes al mediodía. «Queremos manifestar que las mujeres tienen derecho a elegir por ellas mismas si quieren llevar el burka o no», dijo su portavoz Mourad Elboudouhi. «No estamos a favor del burka ni en contra lo que manifestamos es la capacidad y la libertad de la mujer de decidir», indicó. «Esta normativa es un poco exagerada. Por tres mujeres que usen burka, no se hace una ley», afirmó Elboudouhi, quien hizo un llamamiento a todas las asociaciones que representan a inmigrantes a manifestarse el viernes cuando se debatirá la moción. «No hay ninguna amenaza a la seguridad debido al burka, los políticos lo hacen para que olvidemos cosas importantes como la crisis», opinó el inmigrante. «España está en un momento difícil y estamos perdiendo el tiempo con este tema», recalcó. En cualquier caso el debate está abierto en la capital del Segrià.

Claves- La polémica en Lleida surgió después de que su alcalde, Àngel Ros (PSC), manifestara su opinión personal sobre el uso del burka en un programa de televisión local. «Estoy a favor de prohibir el burka ya que es un elemento que no cumple con valores por los que hemos luchado durante tanto tiempo como la igualdad de género entre hombres y mujeres», dijo. - Al día siguiente, el concejal de CiU Isidre Gavin presentó una moción para prohibir el burka y el niqab en los espacios públicos.- Tras el debate, el alcalde pidió un informe jurídico a sus expertos para determinar la viabilidad de la moción de CiU.- El informe fue presentado ayer y dictamina que «una normativa municipal no puede regular los derechos y libertades fundamentales».- Tras la resolución del informe, CiU modificó ayer su moción para que fuera apoyada por los socialistas, que gobiernan por unanimidad en el Consistorio. En la modificación piden que el burka sea prohibido en los edificios públicos, ya que en la calle no lo pueden regular.- En el pleno municipal de mañana se debatirá la moción de CiU, que cuenta ahora con el apoyo de PSC.