Del circo a la ciudad en una rueda eléctrica plegable

Por unos 1.200 euros se puede ir a trabajar en un monociclo sin sillín. Alcanza los 20 kilómetros por hora, tiene 1.000 vatios de potencia y se recarga en 45 minutos 

Del circo a la ciudad en una rueda eléctrica plegable
Del circo a la ciudad en una rueda eléctrica plegable

Los monociclos ya no son cosa de acróbatas. Ahora se puede ir del circo a casa y de casa al bar gracias al lanzamiento de un monociclo eléctrico de última generación. Se llama Solowheel, y es una rueda que, a diferencia de las tradicionales circenses, carece de sillín. Un motor es suficiente para moverse por la urbe con un sistema ligero y fácil de transportar en la mano, ya que su estética futurista combina a la perfección con el traje y la corbata para desplazarse hasta la oficina.
 Pese a que parece que el sujeto va a pasar más tiempo tocando el suelo que sobre la rueda, en el interior de la misma existe un giroscopio o sistema de giro de autoequilibrio, que permite mantener la estabilidad, y el propio peso del cuerpo se encarga de controlar la dirección y la velocidad más adecuada. De hecho, los creadores de esta «rueda mágica» aseguran que es fácil de usar, ya que los pies permanecen cerca del suelo y las piernas quedan ajustadas en los laterales. De esta forma se puede controlar el equilibrio y la dirección. A la hora de reducir la velocidad, sólo hay que inclinar el cuerpo hacia atrás de forma suave.

recuperar energía
El cuando menos original artilugio es capaz de alcanzar los 20 kilómetros por hora. Su batería externa es de ión litio y puede aguantar unas dos horas entre carga y carga. Sólo tarda en recargarse 45 minutos. Inventist es la compañía que lo ha creado, y lo ha hecho con un motor de 1.000 vatios y con una capacidad de recuperación de energía que se activa cuando se baja una cuesta o reduce la velocidad. El precio ronda los 1.200 euros y cada unidad incluye un DVD de instrucciones y el cargador del aparato.