Primer paso del Congreso para renombrar las provincias vascas

El Pleno del Congreso de los Diputados tiene previsto dar este martes, con el voto en contra del PP, el primer paso para cambiar la denominación oficial de las tres provincias vascas, de manera que pasen a llamarse Araba-Alava, Gipuzkoa y Bizkaia. Concretamente, lo que hará la Cámara Baja será aceptar la tramitación de una proposición de ley que fue registrada en octubre por el PNV para lograr esta histórica reivindicación del nacionalismo vasco.

El PSOE, que estará representado en el debate por su diputada alavesa María Teresa Rodríguez Barahona, dará su apoyo a la tramitación, habida cuenta de que el cambio de denominación de estos territorios forma parte del acuerdo cerrado a finales de 2010 entre socialistas y nacionalistas que, más allá del pacto presupuestario y el apoyo a las reformas económicas, incluyó temas relacionados con otros ámbitos como el traspaso a Euskadi de las políticas de empleo.

La tramitación de esta iniciativa de los nacionalistas vascos se prevé que cuente además con el apoyo del resto de los grupos nacionalistas y de la izquierda minoritaria, que ya respaldaron una propuesta similar que el PNV planteó en forma de propuesta de resolución en julio de 2010 con motivo del Debate sobre el estado de la Nación.

En el debate de julio de 2010, los socialistas rechazaron esa demanda de los nacionalistas vascos alegando que sólo podrían asumir esa reivindicación siempre que fuese para incorporar la nomenclatura en euskera, pero no para sustituir la denominación en castellano. El trámite de este martes supone simplemente tomar en consideración la iniciativa, de manera que el texto podrá ser enmendado por el resto de grupos durante su tramitación parlamentaria y conservar el nombre en castellano.

"Ni urgente ni necesario"
El PP, por su parte, votará en contra de la toma en consideración porque, según ha explicado a Europa Press el diputado por Alava Alfonso Alonso, no considera "ni urgente, ni necesario"abrir ahora un debate que, a su juicio, el PNV ha resucitado "aprovechando la debilidad de Zapatero"en el marco de acuerdo presupuestario suscrito por ambos partidos.

Alonso recuerda que en 1997 ya se tomó en consideración una iniciativa similar con el aval de todos los grupos. Entonces PSOE y PP coincidieron al defender en sus enmiendas la compatibilidad de las dos lenguas oficiales, es decir, que las provincias vascas se nombren tanto en euskera como en castellano, dependiendo del idioma que se utilice.

Aquella proposición caducó por falta de acuerdo al acabarse la legislatura y en 2006 el PNV volvió a plantearla. Sin embargo, su toma en consideración no se llegó a votar, ya que los nacionalistas prefirieron retirarla ante el anuncio de PSOE y PP de que volverían a presentar las mismas enmiendas que nueve años antes.

El modelo que defiende el PP es el que se instauró en la Comunidad Valenciana, donde son oficiales tanto la denominación de las provincias en castellano como en la lengua cooficial. Los 'populares' también avalaron en su momento el cambio en la denominación de La Coruña por A Coruña y Orense por Ourense, porque así se había acordado por unanimidad en el Parlamento gallego.

Los precedentes de Baleares, Girona y Lleida
Además, Alonso ha acusado al PNV de "falsear"el acuerdo adoptado por las Juntas Generales de Alava. Los nacionalistas sostienen en su texto que este órgano acordó denominar a esta provincia Araba-Alava, pero el diputado del PP mantiene que el acuerdo no consistió en implantar el doble nombre, sino en que se utilizara en castellano o en euskera según la lengua en la que se use.

En la exposición de motivos de la proposición, el PNV argumenta que las Cortes Generales ya aprobaron modificar la denominación de algunas provincias, como Girona y Lleida (antes Gerona y Lérida), y comunidades autónomas como Illes Balears (Islas Baleares).

Los nacionalistas vascos piden en este sentido lo mismo para sus tres provincias y añaden que las Juntas Generales de Vizcaya, Guipúzcoa y Alava ya decidieron en los años 1986, 1985 y 1989 utilizar la nomenclatura en euskera para denominar oficialmente a sus respectivos Bizkaia, Gipuzkoa y Araba-Alava.

Según el portavoz adjunto del PNV en el Congreso, Aitor Esteban, "no tendría que haber oposición alguna a que se realice con los territorios históricos vascos"el mismo cambio que ya afectó a las dos provincias catalanas y al archipiélago balear.