La CAM cierra un SIP con Cajastur Caja Cantabria y Caja Extremadura

A la derecha, el presidente de la CAM y del nuevo grupo constituido, Modesto Crespo, y el director de la caja alicantina, Roberto López
A la derecha, el presidente de la CAM y del nuevo grupo constituido, Modesto Crespo, y el director de la caja alicantina, Roberto López

Justo dos semanas después de que se «abriera la veda» en la posible operación a realizar por la Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM), la cuestión se cerró ayer con el visto bueno del Banco de España y de todas las entidades implicadas. CAM firmó ayer un Sistema Institucional de Protección (SIP) con Cajastur, Caja Extremadura y Caja Cantabria, una operación que convierte a este grupo en el tercero más grande de España y sitúa a Bancaja en la cuarta posición.La nueva entidad contará con un Consejo de Administración formado por doce miembros y presidido por el presidente de CAM, Modesto Crespo, ya que ésta es la entidad más grande de las cuatro. Sus homólogos de Caja Extremadura, Víctor Bravo, y de Caja Cantabria, Enrique Ambrosio, serán vicepresidentes primero y segundo y el de Cajastur, Manuel Menéndez, será consejero delegado. El director general de la CAM ocupará el mismo cargo en el nuevo grupo.La participación de las cajas en el nuevo órgano financiero común (por ahora carece de nombre propio) es del 40 por ciento de CAM, 40 por ciento de Cajastur, once por ciento de Caja Extremadura y nueve por ciento de Caja Cantabria. Fuentes de la caja alicantina aseguraron que, si hay «buen entendimiento» con Cajastur en un futuro, CAM podría aumentar su participación.Aunque la decisión fue aprobada ayer por el Banco de España, mañana se reunirán los Consejos de Administración de las cuatro entidades para aprobar la operación, que elimina toda la presión a la que ha estado sometida la caja alicantina a lo largo de las últimas semanas. Con esta fórmula la CAM consigue mantener el centro de decisiones en Alicante, un requisito que era indispensable para el Consell así como para el empresariado de la Comunitat. Cada una de las cuatro cajas mantiene su personalidad jurídica, su implantación regional, así como sus órganos de gobierno y obra social independientes. Pondrán en común las políticas de riesgos, tesorería, calificación crediticia, control interno y requerimientos regulatorios.Cada una de las entidades, incluida Caja Castilla-La Mancha que se encuentra integrada en Cajastur, mantiene su insignia y red comercial. El SIP aprovechará la oportunidad que supone, siguiendo la normativa del Banco de España a este respecto, acudir al FROB en una cantidad «pendiente de concreción».Fuentes de la CAM señalaron ayer que se ha apostado por la creación de un SIP para lograr las ventajas de una integración manteniendo la independencia de cada una de las cajas y la toma de decisiones a nivel local. Aunque en un principio no se contempla la necesidad de eliminar oficinas de ninguna de las entidades, fuentes de la caja alicantina señalaron ayer que es posible que en un futuro se planteen «ciertos reajustes en determinadas zonas».

LAS CIFRAS- El grupo nace con más de 135.000 millones de euros en activos, un volumen de negocio en torno a los 177.000 millones, y unos recursos propios computables de más de 10.000 millones.- Se creará una red de oficinas de 2.300 sucursales con una plantilla de 14.000 empleados y una cartera de participadas con un valor de 4.000 millones de euros.- El SIP parte con un ratio de solvencia del 12,1 por ciento, con datos a fecha del 31 de diciembre de 2009.- El SIP se articula como un banco con sede en Madrid y las cajas asumen un compromiso recíproco de solvencia del cien por cien de los recursos propios.