La mitad de los conductores se plantea no usar el coche por los problemas para aparcar

El 44,29% de los conductores españoles se plantea dejar de utilizar el coche en sus desplazamientos diarios por la dificultad para encontrar sitios donde aparcar, según se desprende de un informe sobre hábitos de aparcamiento realizado por Coches.net a partir de 6.500 entrevistas.

Las principales alternativas al uso del coches son el transporte público, mencionado por el 42% de los entrevistados, seguido por la motocicleta (41%), y muy por delante de la bicicleta (11,9%) o de la posibilidad de compartir el vehículo con otras personas (4,8%).

El 93,9% de los encuestados asegura que cada vez resulta más difícil encontrar aparcamiento en la vía pública, debido al aumento del parque de automóviles (citado por el 72,8%), la prohibición de aparcar (72%) o el aumento de zonas peatonales (43,2%).

Como solución, un 62,4% de los conductores apuesta por liberar espacios municipales para aparcamientos gratuitos y un 53,3% por mejorar el transporte público. En menor medida, también proponen dar prioridad a los residentes (22%) o habilitar más aparcamientos de pago (20,9%). Sólo el 6,6% respalda los peajes de cobro para entrar en las ciudades.

El informe revela que tres de cada cuatro conductores disponen de plaza de aparcamiento propia, un 59,58% en propiedad y un 16,8% en alquiler. Sólo el 7% admite que ha renunciado a su plaza de parking como consecuencia de la crisis económica. Además, un 41% tiene plaza de aparcamiento en su lugar de trabajo.

En otro orden de cosas, coches.net asegura que superar el tiempo o no colocar el ticket en las zonas 'azul o verde' son las principales causas de multas por aparcamiento, ya que cuatro de cada diez conductores han sido sancionados por esta razón.

Finalmente, el estudio indica que el 97% de los conductores aparca con menos de cinco maniobras, mientras que el tiempo medio empleado en la búsqueda de aparcamiento en la calle es inferior a quince minutos para el 56,23% de los encuestados, aunque uno de cada cuatro ha llegado a tardar más de una hora en ocasiones puntuales.