Barberá asegura que Urdangarín no tenía capacidad para ofrecerle nada

Valencia- La alcaldesa de Valencia, Rita Barberá confirmó ayer que en marzo de 2008 compartió una comida con el duque de Palma, aunque preguntada sobre la decisión del juez Castro de pedir las facturas del almuerzo, Barberá aseguro que «comer con alguien no es delito ni pasa nada por ello».

Tras su visita a las obras de peatonalización del puente de Serranos, la alcaldesa defendió que de las comidas «no sale ningún acto administrativo» y que en todo caso sólo trató el tema de los Juegos Olímpicos de la Juventud con los responsables políticos, porque Iñaki Urdangarín «no tenía capacidad para ofrecerle nada». No obstante, admitió que pudo hablar con Urdangarín «de muchas cosas, pero sólo hablar social». Ratificó también su voluntad de colaborar con la Justicia y reivindicó la importante labor representativa del Ayuntamiento en el mes de marzo con las fallas.

En su comparecencia confirmó igualmente que Valencia tenía muchas posibilidades de albergar los Juegos ya que se encontraba en un momento «de máximo prestigio internacional» aunque, finalmente desistió para favorecer «los intereses de España» y de la adjudicación de la Olimpiada a Madrid.