El PP propone a PSOE e IU eliminar a 30 de los 109 diputados del Parlamento

SEVILLa- El PP andaluz ha asumido con rapidez la petición de Rajoy para reducir la estructura política de las comunidades autónomas y evitar duplicidades. La formación que lidera Juan Ignacio Zoido propuso ayer la eliminación de «una treintena» de los 109 diputados que actualmente se sientan en la Cámara andaluza. Fue Mario Bilbao, vicesecretario de Ideas, Programas y Formación del partido el que anunció la medida, que esperan consensuar con el resto de fuerzas políticas –especialmente con el PSOE– y que obligaría a modificar el Estatuto de Autonomía de Andalucía.

La propuesta, aún por definir, contemplaría un número fijo de diputados por cada una de las ocho provincias andaluzas. Serían «cuatro o cinco», propuso Bilbao. El resto se asignaría de manera proporcional a los votos logrados por cada partido. En la práctica, el modelo sería parecido al que pondrá en práctica el presidente gallego Alberto Nuñez Feijóo. Galicia eliminará 14 de sus 75 diputados. Los 61 escaños se repartirán de la siguiente forma: 10 por cada una de las cuatro provincias de la comunidad y los 21 restantes en función de la población. La ventaja que tiene Feijóo es que el estatuto de su región fija la horquilla de diputados entre 60 y 80, por lo que no necesitará su modificación. La oposición se niega.

Esta opción no es viable en Andalucía. El artículo 101 del Estatuto –composición, elección y mandato– señala que el Parlamento «estará compuesto por un mínimo de 109 Diputados y Diputadas, elegidos por sufragio universal, igual, libre, directo y secreto». Habría que cambiarlo, para lo que se requiere el consenso de las fuerzas políticas. Ni PSOE ni IU son partidarios de esta medida. La consejera de Presidencia e Igualdad, Susana Díaz, señaló ayer tras el Consejo de Gobierno que estos planteamientos conducen a «recortar la democracia».

Lejos de querer reducir el número de representantes políticos, IU ya planteó antes de las elecciones una reforma de la ley electoral para aumentar el número de 109 a 135. Argumentaban que así se mejoraría la representatividad y se introduciría «un factor de corrección» en la ley d´Hont, sistema empleado para el reparto de escaños.
La propuesta de la coalición incluía una rebaja del 20 por ciento en el salario de los elegidos para mantener el Presupuesto actual.

Tanto PSOE como IU argumentan que comparativamente la Cámara andaluza es inferior a la del resto de comunidades. Argumentan que si se divide la población entre el número de representantes –en el caso andaluz, 8,5 millones entre 109–, Andalucía sería la que menos proporción tiene. En números absolutos, sólo Cataluña, con 135, supera el número de políticos en una Cámara. Madrid, que tiene 129, los reducirá a 65 en la próxima legislatura, según el compromiso de la presidenta Esperanza Aguirre.

La eliminación de 30 diputados supondría un ahorro sólo en salarios cercano al millón de euros. Perciben un mínimo de 3.113 euros al mes, cantidad a la que hay que añadir las dietas por desplazamiento y los complementos en función de la actividad que desempeñen.