El juez expulsa a Mladic por sus «gestos burlones»

El exlíder militar serbobosnio Ratko Mladic ha comparecido ante el Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugosavia (TPIY) pese a sus amenazas de no presentarse ante los jueces.

El juez ha expulsado al exlíder militar serbobosnio Ratko Mladic, acusado de genocidio, de la sala del juicio después de que éste interrumpiera constantemente al magistrado y se encarara con algunas madres de Srebrenica, presentes en el Tribunal Penal para la ex Yugoslavia.

Antes de ser expulsado, Mladic se negó a declararse culpable o inocente porque no se le ha concedido todavía el equipo de defensa letrada que ha solicitado, entre los que se encuentra su abogado en Belgrado, Milos Saljic.

El "carnicero de Srebrenica"se ha negado a hablar
hasta que se le conceda el equipo de defensa solicitado y ha interrumpido constantemente al juez Alphons Orie, a quien le ha llegado a espetar que tampoco él debería continuar hablando.

Ante el comportamiento de Mladic, el juez ha llamado al equipo de seguridad para que le sacaran de la sala, hecho que ha encendido los ánimos en la grada de los familiares de las víctimas de la masacre de Srebrenica, desde donde se escucharon gritos de "criminal"dirigidos al imputado.

El juez Orie, siguiendo los estatutos de este tribunal de la ONU en los que prevalece el principio de presunción de inocencia, ha recogido de forma automática la "no culpabilidad"de los once cargos de crímenes de guerra y genocidio que pesan sobre él para poder proseguir con el proceso

Segunda comparecencia

En esta segunda sesión, tras su primer cara a cara con la Fiscalía el pasado 3 de junio, tendrá su última oportunidad para declararse culpable o inocente de los once cargos de crímenes de guerra y lesa humanidad de los que se le acusa.

El exlíder serbobosnio había amenazado ayer con no comparecer esta mañana a través de su abogado en Belgrado, Milos Saljic.

En su primera comparecencia de hace un mes, Mladic señaló que prefería posponer su declaración porque necesitaba tiempo para leer con calma la acusación, de la que dijo contenía cargos "monstruosos", por lo que el tribunal se temía que no compareciera con objeto de ganar tiempo para presentar su defensa.

Desde que el pasado 27 de mayo llegó a la penitenciaría del TPIY, ha transcendido poco del día a día Mladic, de 68 años, cuyo estado de salud parecía delicado al llegar a La Haya, donde se le han realizado chequeos médicos en profundidad.

Considerado el "carnicero de Srebrenica", Mladic está acusado de genocidio por la matanza de unos 8.000 musulmanes en esa ciudad bosnia en 1995 y también se le acusa, entre otras cosas, de crímenes de lesa humanidad y de guerra presuntamente ocurridos durante el asedio de Sarajevo, que se cobró 10.000 vidas durante la guerra bosnia (1992-1995).

Ante los jueces del TPIY, el acusado afirmó el pasado junio que él se limitó a defender a su gente y a su país durante el conflicto bélico en Bosnia, con lo que rechazó las acusaciones y dejó entrever la que podría ser una de las principales líneas argumentales de su defensa.

Mladic fue detenido en Belgrado el pasado 26 de mayo en la casa de un familiar al norte de Belgrado después de haber estado 16 años prófugo de la Justicia.