El juez pide la vida laboral de Morenilla para vincularlo con Roca

La Razón
La RazónLa Razón

VALENCIA- El juez Rios que instruye minuciosamente la trama conocida como «Emarsa» sobre el presunto saqueo de esta entidad pública metropolitana de depuración de aguas, ha solicitado la vida laboral del ex gerente de la Epsar, Juan José Morenilla, para tratar de averiguar la vinculación con Jorge Ignacio Roca Samper, empresario prófugo de la Justicia, con el susodicho.

El magistrado Ríos trataría de constatar de este modo que el presunto «saqueo» de Emarsa se correspondería con un patrón elaborado por los dos acusados en connivencia con otros que fue aplicado a Emarsa y, quizá, a otras depuradoras, según denuncia del grupo socialista que ha sido incoada por el Ministerio Fiscal.

Las mismas fuentes afirman que la vinculación de Morenilla con Roca viene a través de un tercero y señalan a Jorge Hernández Blanc, quien trabajó con Morenilla entre los años 1990 y 1993 en Aqualogic, empresa filial de Aguas de Barcelona.

Más tarde, Hernández Blanc, ya en Aqualia, pagó diversos informes a Roca facturados a las depuradoras de Calp, Tavernes de la Valldigna, Sagunt y Carlet.

El juez Ríos trata de hallar el nexo de unión de varios de los imputados. De conseguirlo, la mancha de Emarsa se podría extender cual aceite a otras depuradoras, en la línea de la denuncia interpuesta en la Fiscalía por el PSPV-PSOE en la que se indica que el presunto «saqueo» de Emarsa no fue un caso aislado sino que se correspondía con un patrón que se aplicó en este caso, y quién sabe si en otros más.

Por el momento, tanto la Fiscalía como el instructor tratan de trazar los límites de una trama de corrupción en depuración.