Georgia anuncia fracaso de negociaciones con Rusia para su ingreso en la OMC

Georgia anunció hoy que las conversaciones con Rusia para el ingreso de esta última en la Organización Mundial del Comercio (OMC) han concluido "sin ningún resultado".

"Las conversaciones han concluido y podemos calificarlas de fracaso, porque terminaron sin ningún resultado", dijo en conversación telefónica con Efe el viceministro de Asuntos Exteriores de Georgia, Sergui Kapanadze, jefe de la delegación georgiana en las negociaciones celebradas en Ginebra.

El número dos de la diplomacia georgiana indicó que su país no puede dar su aprobación al ingreso de Rusia en la OMC hasta que Moscú cambie su postura sobre el régimen comercial en los territorios ocupados, las regiones separatistas de Abjasia y Osetia del Sur, que el Kremlin reconoce como Estados independientes.

"Estamos en un atolladero. No vemos sentido a la continuación de las conversaciones. Las posturas son cada vez más distantes", dijo Kapanadze. Agregó que las perspectivas de negociación "dependerán ahora en gran medida de lo que pueda ofrecer Suiza", que actúa como mediadora.

"Estamos dispuestos a dialogar, pero Rusia ha decidido politizar el proceso. Rusia se niega a proporcionar información sobre las cargas que pasan por los corredores comerciales de Abjasia y Osetia del Sur", recalcó Kapanadze.

El viceministro de Exteriores georgiano indicó que si Rusia no renuncia a esa postura "no tiene ningún sentido sentarse a negociar". Explicó que por "corredor comercial"se entiende una definición geográfica neutral propuesta por Suiza, que incluye el establecimiento de puestos de control de tránsito de mercancías.

Según las normas de la OMC, para ingresar en ella los países aspirantes deben cerrar acuerdos con cada uno de los Estados miembros de la organización. Georgia y Rusia protagonizaron en 2008 una breve guerra en Osetia del Sur, que concluyó con la derrota del Ejército georgiano y con el reconocimiento por Moscú de la independencia suroseta y de la de Abjasia, otra región separatista georgiana que también se había escindido de hecho a comienzos de la pasada década de los 90.

Tras la guerra y el rompimiento de relaciones diplomáticas con Rusia, Georgia renunció a la postsoviética Comunidad de Estados Independientes (CEI).