«Momias del Mundo» muestra 150 cuerpos humanos y de animales

"Momias del Mundo"abrió hoy sus puertas en los Ángeles para mostrar 150 momias humanas y de animales además de los ritos funerarios de la humanidad.

La exhibición, una selección de las más completas colecciones mundiales sobre el tema, estará abierta hasta el próximo 28 de noviembre en el Centro de Ciencias de California.

Contiene momias artificiales y naturales, así como artefactos funerarios y de uso cotidiano, provenientes de 20 museos ubicados de siete países de los cinco continentes.

Dentro de la muestra, sobresalen la momia de un bebé peruano de 6.500 años de antigüedad y una familia europea del siglo XVIII, que fue descubierta en Hungría en 1994 y cuyos cuerpos se preservaron naturalmente debido a las condiciones climatológicas de la cripta de la iglesia en la que permanecieron durante siglos.

A esta familia pertenecía Johannes Orlovitz, también conocido como el niño de Detmold, un bebé momificado y que en la muestra aparece vestido con su ropa infantil.

"En esta exposición presentamos la momia más antigua hallada hasta el momento, que es un niño que pertenece al área de Los Andes, en el Perú", explicó el vicepresidente del Centro de Ciencias de California, William T. Harris.

El responsable del centro indicó que el infante nació alrededor de 4.500 años antes de Cristo y, por medio de investigaciones científicas, se sabe que sufría de un "defecto del corazón que le causó una infección a los pulmones, dolencia de la que pudo fallecer".

El propósito de la exposición es mostrar que existe un universo más allá de lo que conoce la gente sobre la momificación.

La muestra expone los diferentes tipos de momificaciones, ya sea la natural, que tiene lugar en las calientes y secas arenas de los desiertos o en los hielos eternos de las altas montañas, o la artificial, desarrollada históricamente por milenarias culturas para la preservación de sus seres queridos.

Al mismo tiempo, los visitantes podrán apreciar los avances científicos que han permitido desarrollar las investigaciones sobre las momias y sus condiciones de vida hasta en los más asombrosos detalles.

"Nos basamos en tomografías médicas, que son similares a los que se usan con pacientes normales, y que nos muestran cuál era su edad al morir y qué comieron antes de su fallecimiento", dice la Doctora Heather Gill-Frerking, científica adjunta a este proyecto originado en el museo alemán de Reiss-Englehron.

Los visitantes encontrarán, además, varias curiosidades como un perro de unos 500 años en muy buen estado de conservación, una baronesa del siglo XVII, encontrada en un castillo alemán y sepultada con sus botas casi intactas, y un primate hallado en el Gran Chaco argentino.

Entre las momias que más llaman la atención se encuentran además una mujer tatuada de la época precolombina, una enferma de tuberculosis, una cabeza egipcia o un joven con un tumor facial.

Los organizadores esperan un gran número de visitantes a esta exposición, que tiene previsto viajar a los centros de ciencia y museos de varias ciudades de Estados Unidos, en una gira de tres años.

"Quería venir a vivir esta experiencia y estoy sorprendido de lo bien preservadas que están y qué tan viejas son, sus ropas y que se les puede ver hasta el pelo", dijo Jesse Cavazos, quien viajó con su familia para ver las momias.

La exposición, que llegó a Los Ángeles tras más de dos años de trabajo, ha sido organizada por American Exhibitions, la misma empresa que exhibió "Our Bodies, The Universe Within".