Dormir en un cortijo de cinco estrellas

Bajo los cánones de la arquitectura de los antiguos palacios andaluces, el Barceló La Bobadilla deja huella. Rodeado de bosque mediterráneo, alojarse en él traslada al huésped al lujo 

Dormir en un cortijo de cinco estrellas
Dormir en un cortijo de cinco estrellas

Dejamos la carretera A-333, en la provincia de Granada. Un estrecho pero largo camino de tierra jalonado por olivos confirma que hemos llegado. Dos kilómetros más allá, entre la frondosidad del bosque mediterráneo, se vislumbra la silueta de un típico cortijo andaluz que tras el blanco impoluto de su fachada esconde un hotel de cinco estrellas gran lujo: Barceló La Bobadilla.
Construido bajo los cánones de la arquitectura de los antiguos palacios andaluces, la primera sorpresa llega al poner un pie en el hall, una réplica de la Mezquita de Córdoba bañada por una intensa luz natural procedente de los grandes ventanales que la rodean. El viaje hasta la habitación no es menos inaudito, pues el hotel es un laberinto de patios con pequeños rincones en los que el agua es el gran protagonista.
Sólo 70 habitaciones, 60 de ellas deluxe y 10 suites, componen la sinfonía del Barceló La Bobadilla, razón para que el viajero presienta que aquí la palabra aglomeración no tiene significado. Camas de dos metros, conexión a internet y reproductor de DVD son algunos de los detalles que garantizan al huésped sentirse como en casa. Sin pasar por alto el lujoso cuarto de baño, donde se combinan las maderas nobles con el mármol y el ladrillo. Pero el punto fuerte de las estancias son las hermosas vistas al exterior, gracias a amplias terrazas en las que resulta una maravilla sentarse a contemplar el vuelo pausado de las grullas. Tampoco existen en el vocabulario propio de La Bobadilla términos como prisa o estrés. Eso queda de puertas para fuera.
Sin prisa, es el turno de dar un paseo por las zonas comunes. Una capilla con un órgano de 1595 tubos, considerado uno de los más importantes de toda Andalucía, es buen ejemplo del carácter único del establecimiento, pues el huésped puede disfrutar de conciertos privados que ponen la piel de gallina.

Piscina de 1.500 m2
Unos pasos más allá, aparece una apetecible piscina exterior de 1.500 metros cuadrados, rodeada de césped salpicado con palmeras, palmitos, adelfas y alzinas. No hay que desaprovechar la ocasión de relajarse en una tumbona, bajo el cálido sol de otoño, y leer un buen libro.
Los más activos también tienen otras posibilidades. Montar en bici, hacer una ruta a pie o aventurarse a descubrir toda la finca a bordo de un quad son alguna de las opciones.
Pero si hemos llegado hasta aquí, es porque el cuerpo nos pide relax. Y de eso nos iremos con los bolsillos llenos. El silencio puede escucharse en cualquier esquina, mientras que la placidez llega a palparse en el spa, que resulta de lo más acogedor y cuenta con todo lo necesario para recargar las pilas, desde piscinas dinámicas hasta salas de masajes.
El lujo cobra especial importancia sentados a la mesa y en esto el Barceló La Bobadilla tampoco defrauda, pues tiene el único restaurante de cinco tenedores de la provincia de Granada: La Finca. Cocina de alto nivel en sabia conjunción con los productos del terreno y una técnica muy depurada hacen que cada bocado sea un regalo para el olfato y el paladar. El Cortijo, por su parte, con recetas regionales y nacionales, es perfecto para los más tradicionales. 

 

>> Dirección: Carretera Salinas-Villanueva de Tapia (A-333), km. 65,5. Loja, 18300, Granada.
>> Capacidad: 70 habitaciones, 60 de ellas deluxe y 10 suites, todas ellas con vistas exteriores y con baños de madera y mármol.
>> Instalaciones: spa, gimnasio, tres restaurantes, (uno abierto sólo en verano), bar, piscina exterior y pista de tenis.
>> Otros servicios: tiro con arco, rutas en bicicleta, quad y niñera bajo petición.
>> Contacto: 958 321 861 y
labobadilla.info@barcelo.com.
>> Reservas: 902 101 001