Eurocopa

Sin margen de error

La selección sabe lo que se juega y, como dice Xabi Alonso, «hay que ganar los dos partidos». «No vamos a cambiar de estilo», añade 

Sin margen de error
Sin margen de error

Potchefstroom-Cuando terminó el entrenamiento de la selección, el termómetro aún no bajaba de cero, pero lo rozaba. Iniesta y Ramos no se entrenaron como los demás por precaución. El defensa sufre un golpe dorsal y el centrocampista continúa con la preparación a la carta para restablecerse por completo. Jugó contra Suiza, fue, junto a Xabi Alonso, el mejor, y su concurso ante Honduras resulta imprescindible.En esta sesión a puerta abierta, con un frío considerable, la grada llena de gente entusiasta, que acudió pertrechada con mantas, porque la fiebre de «La Roja» no disminuye, Vicente del Bosque dio menos pistas que las que hoy se van a apreciar, y el entrenamiento es a puerta cerrada. Los cambios probables se aventuran, pero no se ven. La entrada de Cesc en el equipo parece cantada, en perjuicio de Busquets, pero no es segura, ni siquiera porque en algún tramo de la sesión fue alineado junto a Xavi y Alonso. Tampoco está garantizado que por Silva vayan a jugar Navas o Torres. A propósito, «El Niño» marcó cuatro goles y su salida del campo hacia los vestuarios fue acogida con una ovación general. Es la imagen de España, y como tal se comporta, pues se hinchó a firmar autógrafos. Casillas, muy serio, también dedicó unos minutos a satisfacer a la parroquia. Eso fue por la tarde. Por la mañana, Piqué y Xabi Alonso estuvieron en sala de prensa. Ambos coincidieron en que, perdido el primer partido, «el margen de error es cero». Confían en pasar a octavos, están seguros de ello. «El equipo ha demostrado sobradamente que está preparado para afrontar estos retos», observó el central del Barça. Pero no quieren pensar en posibles rivales. «En este momento no pensamos en Brasil sino en los dos próximos partidos que es lo más importante. Primero nos toca Honduras en una final y, si no ganamos, dará igual pensar más allá».Su compañero en el Madrid trató de explicar la causa de la derrota: «No se nos dio bien el último pase y nos faltó claridad arriba». Se le preguntó, como suele suceder después de cada derrota, si hay algún problema con el entrenador: «Estamos al cien por cien con el míster y decididos a hacer algo importante en este Mundial». Con permiso de Honduras y Chile, naturalmente: «Tenemos armas para contrarrestar las tácticas de los equipos que nos esperan atrás. De cualquier manera, el crédito se gana en el terreno de juego, no hablando». Y en cuanto a la forma de jugar de España, eso es irrenunciable: «Tenemos un estilo y no vamos a cambiarlo». Y concluyó: «Las críticas se acabarán si hacemos un buen partido contra Honduras y ganamos». Amén