Bloqueada la moratoria de Obama sobre las perforaciones petrolíferas en la costa

La justicia estadounidense ha bloqueado este martes la moratoria de seis meses impuesta por el gobierno de Barack Obama sobre las perforaciones petrolíferas en la costa, pero la Casa Blanca ha anunciado que recurrirá la decisión.

La orden, que fue emitida en un tribunal federal de Nueva Orleans, ha supuesto un golpe para la administración Obama, que ha defendido que la moratoria sobre las perforaciones por debajo de los 152 metros en la costa es necesaria para ganar tiempo para garantizar que otrasperforaciones exploratorias se lleven a cabo de forma segura. También supuso una victoria para los grandes productores de energía en alta mar, como BP, Chevron y Royal Dutch Shell, cuyas operaciones habían sido suspendidas por la prohibición, y están considerando recolocar sus enormes plataformas petrolíferas en otras aguas, como las de Brasil. La moratoria ha supuesto hasta el momento la suspensión de las operaciones en 33 plataformas. El juez de Luisiana Martin Feldman satisfizo la demanda de una docena de petroleras de que fuera dictara una orden preliminar para bloquear la entrada en vigor de la prohibición. Obama impuso la moratoria de seis meses el pasado 28 de mayo, después de la explosión en una plataforma petrolífera en el Golfo de México el pasado 20 de abril que causó 11 muertos y rompió un pozo propiedad de BP, lo que provocó el vertido. Las empresas demandantes argumentaron ayer en sus declaraciones de apertura que la prohibición estaba obligando a realizar despidos masivos entre los trabajadores empleados en las plataformas. Mientras los abogados del Gobierno dijeron que la medida responde al interés general. "El presidente cree firmemente que continuar perforando a esas profundidades sin saber lo que ha ocurrido no tiene sentido", dijo el portavoz de la Casa Blanca, Robert Gibbs, al pronunciarse sobre la decisión del juez. Entretanto, los resultados de una encuesta de Reuters/Ipsos publicados este martes indican que la mayoría de los estadounidenses siguen estando de acuerdo con que se realicen perforaciones en la costa de Estados Unidos. Con el petróleo todavía derramándose al mar dos meses después del accidente, el 56% de los estadounidenses cree que las perforaciones en alta mar son necesarias para que Estados Unidos produzca su propia energía y no dependa del petróleo de otros países, mientras que el 38% considera que son una mala opción. Según el resultado de la encuesta, el 69% no ha cambiado de opinión sobre la perforación petrolífera a pesar del vertido, mientras un 24% ahora se oponen más y un 5% está más a favor.