Sevilla premia 14 «ejemplos de tesón y éxito de los que tirar» en plena crisis

.
.

sevilla- «Catorce ejemplos, catorce líneas de color que hoy trazan con fuerza los surcos vitales de todos y cada uno de nosotros». Las palabras del presidente de la Diputación de Sevilla, Fernando Rodríguez Villalobos, sirvieron ayer de friso para ilustrar la alegría de la provincia en el reconocimiento a sus hijos más meritorios. Incluso en las coyunturas más difíciles, ellos son, dijo, «ejemplos de tesón y éxito de los que tirar». Catorce galardonados entre Hijos Predilectos (José Manuel Lara Hernández, Paco Valladares y Antonio Mairena), Adoptivos (Raphael y Miguel Poveda), Medallas de Oro (Paz Vega, Los Morancos, Rafael Gordillo y José Antonio Maldonado, entre otros) y Placas de Honor (Ascil e Inés Rosales). Como cada año, desde 2005, la Diputación rindió homenaje a ilustres convecinos de distintos ámbitos en la gala del Día de la Provincia, que tuvo lugar en una carpa habilitada a tal efecto en el primer patio del antiguo cuartel de la Puerta de la Carne. La voz del secretario de la corporación supramunicipal, leyendo el acta plenaria que otorga los distintos reconocimientos, inauguró el brillante encuentro, que saludó Villalobos con una cita de Gandhi: «Un esfuerzo total es una victoria completa». El presidente de la Diputación resaltó en su alocución el esfuerzo de esta institución por ejercer de «bisagra» entre la Junta, el Estado y los ayuntamientos para favorecer los intereses de los pueblos. «Nos hemos remangado y hemos metido las rodillas en las arenas movedizas de las que ya estamos saliendo», dijo Rodríguez Villalobos.Tras sus palabras, los grandes protagonistas de la jornada, los reconocidos, desfilaron sobre la tarima, recibiendo de manos del presidente, la consejera de Obras Públicas, Rosa Aguilar, y los diputados provinciales de uno y otro signo, sus medallas y recordatorios. Familiares y amigos de los premiados aplaudieron desde sus asientos, muchos con lágrimas en los ojos y enormes sonrisas de complicidad. Paco Valladares, curtido en mil escenarios, aplicó su portentosa voz al agradecimiento conjunto de los distinguidos y glosó la figura de sus compañeros. «Benditos sean los pueblos que se dan a repartir cariño», apostrofó el pileño desde la tribuna y aseguró: «La patria está en la memoria, también en la sangre». Rosa Aguilar, que presidió en nombre de la Junta el evento, quiso «agradecer la oportunidad de compartir este Día de la Provincia» con todos los presentes. La consejera recordó que el mayor capital de Sevilla «son sus pueblos y sus gentes, que le imprimen el carácter dinámico». «No hay que perder de vista lo mucho y bueno que hemos hecho», señaló y alabó la «sensibilidad municipalista» de la Diputación. «Lo material tiene fecha de caducidad, pero lo humano pervive siempre», finalizó.Con el auditorio en pie, la cantaora Inmaculada Martín, acompañada al piano y la guitarra, interpretó un sobrecogedor himno andaluz, al que siguieron los acordes musicales del himno nacional. La sesión matinal de esta jornada festiva dio fin de este modo, entre abrazos y parabienes de los presentes, mientras que, por la tarde, el Teatro de la Maestranza acogió un espectáculo flamenco («La provincia por sevillanas») con figuras como El Mani, Raya Real o Isabel Fayos.