Pizarro se apunta la primera foto con patronal y sindicatos tras la huelga

El Gobierno andaluz tuvo ayer su primer contacto oficial con los máximos responsables de los sindicatos y la patronal andaluza tras la huelga general del pasado 29 de septiembre. El interlocutor no fue ni el consejero de Empleo, ni el de Economía, ni la responsable de Hacienda, sino que fue el consejero de Gobernación y Justicia, Luis Pizarro, el encargado de retomar el diálogo

Pastrana, Pizarro, Carbonero y Herrero, juntos ayer en la Consejería de Gobiernación y Justicia de la Junta de Andalucía en Sevilla
Pastrana, Pizarro, Carbonero y Herrero, juntos ayer en la Consejería de Gobiernación y Justicia de la Junta de Andalucía en Sevilla

El motivo de la convocatoria era la comisión de seguimiento del Plan de Transición al Empleo de la Junta de Andalucía 2010. Era la segunda vez que se celebraba –la primera se desarrolló antes de la huelga general– y básicamente sirvió para acordar que se establezcan reuniones provinciales para analizar el desarrollo posterior de cada proyecto.

Fue Manuel Pastrana, secretario general de UGT-A, el que desveló el verdadero objetivo de la cumbre auspiciada por Pizarro: «Es un paso previo a los contactos de cara a los Presupuestos de la Junta», señaló.

Su homólogo en CC OO-A, Francisco Carbonero, destacó que las buenas relaciones con una Consejería no se pueden extrapolar al resto: «Esto no significa la normalidad en el conjunto de la Concertación, sólo en el desarrollo de una política social concreta», dijo.

El marcado carácter político de Pizarro –junto a Mar Moreno, el que tiene un perfil menos técnico del Ejecutivo de Griñán– le hacía el hombre indicado para retomar los contactos con los sindicatos, muy molestos con las últimas decisiones tanto del Ejecutivo central como del autonómico.

De hecho, según han reconocido UGT y CC OO, tanto el consejero de Empleo, Manuel Recio, como la consejera de Hacienda y Administración Pública, Carmen Martínez Aguayo, se pusieron en contacto con ellos días después de la huelga general para retomar el desarrollo de la Concertación. Lo máximo que acordaron es el inicio de las reuniones técnicas para «impulsar» el acuerdo.

Sin embargo, pese al intento del consejero de Gobernación de normalizar las relaciones, también quedó claro que no es el que más poder acumula dentro del Consejo de Gobierno.

Un claro ejemplo es que las unánimes peticiones para que el Presupuesto de 2011 contemple una partida para una nueva edición del Proteja, no encontró respuesta concluyente en Pizarro: «Se lo trasladaré a la consejera de Hacienda», fue a lo único que se comprometió, pese a que el próximo martes el Gobierno andaluz presentará el Proyecto de Ley de las cuentas andaluzas para el ejercicio 2011que remitirá al Parlamento.