En el infierno de Saladino

La calle 15 divide los dos frentes de combate; en el bando rebelde sólo luchan civiles / El Ejército Libre desafía con tres baterías antiaéreas la superioridad militar del «rais» 

¿ALTO EL FUEGO? Rebeldes empuñan las armas, mientras ayer el principal grupo opositor, el CCN interno, pidió  un alto el fuego a los dos bandos
¿ALTO EL FUEGO? Rebeldes empuñan las armas, mientras ayer el principal grupo opositor, el CCN interno, pidió un alto el fuego a los dos bandos

 Los rebeldes sirios controlan barrios fantasmas en Alepo. Es tal la destrucción de Hanano, Sukari o Saladino que es imposible describirlo. Al olor nauseabundo de la basura en las calles o de las frutas y verduras podridas en los puestos abandonados, se suma el olor a sangre, a plástico quemado y a pólvora. El Ejército Libre de Siria (ELS) tiene su cuartel general al norte de Alepo, y va cambiando de lugar cada tres días por si los MIG-21 lo bombardean. La actividad en el cuartel general, bajo la dirección de la Liwa (brigada) Al Tauhid, es mínima porque muchos de los rebeldes han estado combatiendo toda la noche en Saladino. El comandante Mohamed Abdu nos explica que los barrios de Saif Al Dawla y Tariq al Bab «están controlados y la situación está tranquila». «Durante la madrugada han bombardeado siete veces en los alrededores de la mezquita de Madfaiya [al este de Alepo]», continúa el comandante rebelde, que asegura que «resistiremos en Alepo hasta el final». En Bab al Nasser, al norte de la Ciudadela, en el centro de Alepo, se registraron combates entre las tropas del régimen y las fuerzas rebeldes. De camino a Sukari, aledaño a Saladino (al suroeste de la ciudad), cruzamos varios distritos donde no han llegado los combates, y la vida trascurre con normalidad. Lo que más llama la atención es cómo en esta ciudad de tres millones de habitantes, la segunda más poblada de Siria, algunas zonas siguen funcionando como si no pasara nada, mientras otros barrios están arrasados y desiertos. El tráfico en las calles, los comercios abiertos, largas colas en las panaderías y de repente todo es silencio. En el puesto de control en la entrada al barrio de sukari, un rebelde se levanta perezosamente de su silla de plástico y se acerca al vehículo para inspeccionar a los pasajeros. A unos pocos metros está el cuartel de la katiba Rasul Allah. En esta escuela, que los rebeldes han tomado como base de operaciones, hay 27 combatientes. Todos los rebeldes son civiles. «La mayoría de los militares que han desertado han huido a Turquía. Aquí solo estamos civiles defendiendo las posiciones», se queja Abu Abdala, comandante del batallón de Sukari. «Desde las siete de la mañana nos están bombardeando con cazas, helicópteros, obuses y fuego de artillería», explica con parsimonia, mientras le pega un trago a su té y le da una calada al cigarrillo.

A pesar de ser musulmanes convencidos, muchos rebeldes han optado por romper el Ramadán porque no se puede luchar con el estómago vacío. De repente, una fuerte explosión rompe la tranquilidad del momento. Un grupo sale a la calle para observar y regresa rápidamente. «Ha sido un proyectil», indica un rebelde a su comandante, y todo regresa a la normalidad. «A pesar de que nuestro Ejército no cuenta con armas pesadas, la moral de nuestros hombres es muy alta», confiesa el comandante Abdala, que detalla que «a penas tenemos tres baterías antiaéreas, algunos lanzacohetes y granadas de mano» para luchar contra carros de combate, francotiradores, morteros y aviones de guerra. El comandante organiza una patrulla para acompañarnos a Saladino.

Apenas tres calles separan estos dos barrios, arrasados y desiertos. Al final de la calle principal hay un cuartel del Ejército sirio que mantiene la bandera roja, blanca y negra del régimen. En los soportales de las casas o en las puertas de los garajes hay reducidos grupos de hombres armados. Caminamos entre montículos de tierra, escombros y cristales rotos. Los rebeldes caminan pegados a los edificios o en motocicleta para no ser interceptados por los aviones que sobrevuelan continuamente. Después de quince minutos caminando y siempre en alerta, llegamos a la peligrosa calle 15, que divide los dos frentes de batalla. A sólo 500 metros, detrás de los edificios que nos rodean se encuentra el estadio de fútbol de Hamdaniye, que las fuerzas del régimen han tomado como base en Saladino. «Un tanque se acerca por el norte de la calle», alerta un rebelde. Todos los demás se ponen en guardia, agazapados en las esquinas y apuntando con el Kalashnikov. Mohamed Omar, un campesino de 35 años que se unió al ELS, explica que cuando el Ejército lanzó su ofensiva terrestre hace una semana todos los rebeldes huyeron de Saladino porque «sometieron el barrio a intensos bombardeos durante 48 horas». «Regresamos hace tres días», comenta, antes de explicar que las fuerzas sirias «utilizan a civiles para espiar nuestras posiciones y luego nos atacan».
Omar nos acompaña a visitar edificios vacíos que fueron abandonados después de que el régimen los bombardeara. Caminamos por una calle estrecha, pegados a los edificios para no ser divisados por los francotiradores apostados en los tejados. Al final del callejón hay un puesto de control de los rebeldes; parece seguro. Avanzamos unos metros más y un tanque asoma su cañón y dispara. En décimas de segundo una potente explosión ensordece los oídos, corremos despavoridos sin mirar atrás entre una nube de humo.