Ángeles Pedraza: «Cuando te matan a una hija no te vendes a nadie»

Asegura que su lucha es la derrota de los terroristas aplicando la Ley y sin impunidad ninguna

MADRID- ¿Qué le impulsó a ponerse al frente de la AVT?
–Desde que asesinaron a mi hija Miryam tomé el compromiso personal de implicarme en la defensa de las víctimas. El dolor que siento ha sido mi motor. Cuando te matan a un hijo, ya no tienes nada más que perder, no te vendes a nadie.

–¿Qué cosas ha conseguido?
–Un día me dijo un psicólogo que había víctimas que nunca venían a la asociación ni llamaban. y le preocupaba. Me hizo pensar… Desde el verano pasado conseguimos un convenio con la UCM, con la clínica de psicología especializada en terrorismo. Desde entonces, 10 psicólogos vienen a la sede y llaman a los 4.200 asociados, uno a uno, para interesarse por ellos. Comprobamos que aquellos que nunca llamaban son los que más ayuda necesitaban. Haber conseguido una sede para la asociación, que es la casa de las víctimas, ha sido un reto para mí. Ya no tenemos que estar en un piso de alquiler pagando barbaridades.

–¿Qué le ha quedado por hacer?
–Tengo una espina clavada, algo por lo que seguiré luchando toda mi vida, sea presidenta o no: la derrota total y definitiva de ETA. Pero he superado muchos retos; el que recobrara la esencia que impregnaron a la AVT sus tres fundadoras: el papel de estar en la calle reivindicando y el de no descuidar el papel asistencial. Además, este último año he hecho cerca de 100.000 kilómetros recorriendo España.

–¿Las víctimas tienen la posibilidad de acceder a las cuentas de la asociación?
–Las cuentas siempre están a disposición de todo asociado que la pida, auditadas y detalladas. Lo principal es la transparencia. En las asambleas anuales se entrega un cuadernillo con las cuentas para que no sólo las tengan en una pantalla reflejada sino que se las puedan llevar a casa. Si alguno no las tiene es porque no ha asistido a las asambleas.

–¿En cuántas causas está personada la AVT?
–En 101. Tenemos unos abogados que trabajan muchísimo en los procedimientos que hay de ETA, en las diligencias abiertas del 11-M… Vamos a estar personados en todo lo que haga falta. También trabajamos en el tema de la reinserción y hemos conseguido que ahora se tenga que escuchar a las víctimas antes de tomar una decisión penitenciaria. Además, se ha hecho un trabajo muy grande junto a la Fundación de Víctimas y la Fiscalía para saber cuántos casos había sin resolver. Son 326, de los cuales de 52 no había ni carpetilla en la Audiencia. Gracias a este trabajo hemos conseguido concienciar a la sociedad de esta situación sangrante y que las autoridades competentes se pongan a trabajar.

–¿Le han convencido las argumentaciones sobre el plan de reinserción de presos?
–Vamos a seguir peleando porque ese plan no exista. No creemos en la reinserción a cambio de mejorar la situación penitenciaria de los etarras. Acataremos la Ley, pero también queremos que se cumplan íntegramente las penas.

–Algunas víctimas apuestan por promover la nueva Ley de Solidaridad...
–Eso es un error. La Ley de Solidaridad es la que sacó, afortunadamente, Aznar en 1999, y ayudó a muchas víctimas, pero esa ley ya no existe. La ley que se ha hecho y se aprobó en septiembre de 2011 es la ley integral de apoyo a las víctimas del terrorismo. De la nueva norma creemos que algunas cosas no están bien y otras son mejorables, por eso desde la AVT ya presentamos las alegaciones al desarrollo del reglamento, porque queremos que haya más igualdad entre víctimas y una ley justa para todos.

–¿Qué retos tiene si es reelegida?
–Continuaré con el trabajo iniciado, porque estamos en un momento crucial para las víctimas, sobre todo las de ETA, en el que nos jugamos un final basado en la impunidad o en la Justicia. Queremos seguir superándonos cada día y seguir ayudando a más víctimas.

–¿Volverán a salir a la calle?
–Las víctimas estarán en la calle siempre que tengan que estar. No le debo nada a nadie. Estoy aquí para luchar no sólo por mí, si no por las más de 4.000 víctimas asociadas a la AVT. Si la política penitenciaria sigue siendo igual que la que tuvimos con el PSOE, la AVT estará en la calle como estuvo antes.

–¿Se están haciendo demasiadas concesiones a la izquierda abertzale por miedo a nuevos atentados?
–Creo que sí. Es muy importante que no haya una víctima más. Pero no olvidamos que cuando mataron a Miguel Ángel Blanco lo hicieron por no ceder. Ahora ya no se puede ceder, han sido demasiados muertos y demasiadas vidas rotas. Yo daría mi vida porque no vuelva a haber ni un atentado más, pero no se puede ceder.

–¿Le preocupa que no se pueda hacer nada para ilegalizar a Bildu y Amaiur?
–Me preocupa que no haya voluntad. Si luego no se puede, ya se verá, pero quiero ver la voluntad de que se pide, se exige y se quiere sacar de las instituciones. Seguiremos batallando por su ilegalización.

–¿Cuándo usted se levanta por las mañanas, en qué piensa?
–En mi hija. Hubo días que no tenía ganas de levantarme y pensé que ella sí lo hubiera hecho. Inmediatamente lo que hago es levantarme y seguir luchando.

 

En manos de los 4.000 asociados
El 26 de mayo, los más de 4.000 asociados de la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) elegirán la nueva junta directiva que dirigirá la asociación los próximos dos años. Se presentan dos candidaturas en la que Ángeles Pedraza opta a la reelección. Si de nuevo es designada presidenta de la AVT, Pedraza tiene muy claro lo que hará al día siguiente. «Agradeceré el apoyo a los asociados, me pondré a su disposición y seguiré reivindicando la derrota de los terroristas basada en la Justicia, con firmeza, y sin ningún tipo de cesión», asegura sin un atisbo de duda.