Varios detenidos por desórdenes y daños durante la huelga de educación

La Policía Nacional y los Mossos d'Esquadra han llevado a cabo ya las primeras detenciones de jóvenes por desórdenes públicos y daños. Tanto en Madrid como en Barcelona, los piquetes han tratado de impedir el paso a algunas universidades, han dañado cerraduras de colegios y, en la capital catalana, un grupo de manifestantes ha cortado al tráfico la Diagonal.> No a la huelga educativa> #lahuelganoeduca se convierte en trending topic en España> La huelga no servirá de nada: sólo uno de cada cuatro españoles cree que será útil> José Ignacio Wert, ministro de Educación: «Sin los recortes, los profesores no cobrarían»

La Policía Nacional han detenido a dos jóvenes acusados de un delito de desórdenes públicos cuando intentaban obstaculizar una de las entradas al campus de Somosaguas de la Universidad Complutense de Madrid (UCM), han informado fuentes de la Jefatura Superior de Policía de Madrid.

Como ya pasó en la pasada huelga general y en la de hace dos semanas convocada en la Universidad, varios grupos de jóvenes estaban obstaculizando con contenedores la entrada de vehículos al campus. El problema ha surgido cuando a las 11 horas ha llegado un coche de un discapacitado que no tenía otra manera de acceder a las instalaciones.

Según la Policía, los agentes presentes en el lugar les ha pedido que permitieran el paso a esta persona, a lo que se han negado, y finalmente, han procedido a detener a dos jóvenes en la dársena de la parada de autobús que hay en la entrada. La Policía niega que haya habido cargas.

Por su parte, fuentes de la Universidad han explicado a Europa Press que de momento desconocen si los detenidos son estudiantes de la Complutense. El Rectorado ya se ha puesto en contacto con la Delegación de Gobierno para interesarse por las personas retenidas.

En este sentido, la Universidad Complutense de Madrid (UCM) ha autorizado la entrada de la Policía Nacional al campus de Somosaguas porque había obstáculos en los accesos al mismo que impedían el tránsito rodado y el paso de personas, según ha explicado la institución en un comunicado.

Según la Complutense, "afectaban incluso a la circulación de las vías colindantes", por lo que el rector, José Carrillo, "ha autorizado a las fuerzas del orden el levantamiento de dichos obstáculos con objeto de restablecer la normalidad de la circulación", han señalado.

Barcelona
Paralelamente, los Mossos d'Esquadra han detenido en Barcelona y Cornell de Llobregat a cinco personas por dañar y poner silicona en las cerraduras de escuelas.

Según ha informado la policía catalana, ha detenido a tres jóvenes en Barcelona por poner silicona en una cerradura y se les imputa un delito de daños, y a otros dos en Cornell por dañar la cerradura de un colegio.

Estas acciones coinciden con la huelga en la enseñanza convocada para este martes, a la que están llamados profesores, alumnos y familias catalanas.

También en Barcelona, estudiantes de la Universidad Autónoma (UAB) han bloqueado durante dos horas los principales accesos al campus de Bellaterra (Barcelona), donde han instalado piquetes informativos en rechazo a los recortes en educación y sumándose así a la huelga de la comunidad educativa.

Un centenar de protestantes también han cortado a primera hora de la mañana de ese martes y durante 20 minutos la AP-7 y la B-30 en los dos sentidos de la marcha, provocando hasta seis kilómetros de retenciones, mientras que los trenes de Ferrocarriles de la Generalitat de Cataluña (FGC) no paran en la estación del campus.

Cabe destacar también, que unos 500 universitarios se han manifestado por la avenida Diagonal de Barcelona para dirigirse hacia la plaza Universitat, donde debe iniciarse una protesta unitaria de sindicatos de docentes y padres de alumnos. Aunque según los Mossos d'Esquadra no ha habido incidentes ni detenciones, sí que han interrumpido el tráfico de forma parcial durante una media hora.

Según pudo comprobar Efe, varias dotaciones de agentes de la policía catalana han rodeado a los manifestantes a la altura del edificio central de La Caixa, cuando se ha producido algún momento de tensión aunque sin incidentes finalmente.

Los manifestantes han cortado los carriles centrales de la avenida Diagonal en dirección salida de la ciudad para dirigirse hacia el centro de Barcelona, gritando consignas como "Menos policía y más educación"y portando una pancarta en la que se puede leer "La educación no se negocia".