Con el DNI caducado desde enero

El etarra Antonio Troitiño Arranz ha pasado a Francia, si es que se confirma la noticia de que ha acudido a ver a un abogado en suelo galo, con su documento nacional de identidad caducado.

La RazónLa Razón

Su validez concluyó el pasado mes de enero y estaba pendiente de renovación, trámite que debía realizar en prisión, donde aún le quedaban por cumplir seis años, según han informado a LA RAZÓN fuentes antiterroristas. Los reclusos, al igual que el resto de los ciudadanos, disponen de DNI, que suelen utilizar para diversas gestiones, como matricularse en cursos universitarios. En el caso de los internos, equipos especializados de la Policía Nacional se ocupan de acudir a los centros penitenciarios para realizar estos trámites.

Cuando Troitiño abandonó la prisión de Huelva, de forma inesperada, tenía pendiente la renovación de su documento de identidad, por lo que se le entregó el que tenía en ese momento, ya caducado y que es con el que, al parecer, ha pasado a territorio galo. Las fuentes consultadas no encontraban explicación a la forma de proceder de Troitiño, dado que Francia es un país con el que España mantiene una estrecha colaboración antiterrorista y que, salvo algún caso aislado, no pone pegas a la entrega de etarras a nuestro país.

La hipótesis con la que trabajaban los expertos era la de que el etarra permanecería escondido en algún lugar seguro del País Vasco durante los dos próximos meses, tiempo necesario, dada la mala situación operativa de ETA, para que la banda le hiciera llegar documentos falsos de identidad y, sobre todo, un pasaporte.