Jorge Ruiz Maldita Nerea: «No me indigno porque resta energías»

Con firma propia. Profesión: cantautor, músico, comunicador. Nació: en 1975, en Murcia. Por qué está aquí: presenta su nuevo disco, «Fácil» (Sony Music). 

maldita
maldita

–«Fácil». ¿Qué es fácil para usted?
–Sonreír. No me cuesta. A la mayoría se le olvida.

–¿Y qué le resulta difícil?
–Mentir. Soy un actor patético. Espero que no me llamen del cine...

–¿Es fácil vivir de la música?
–Si te pones el listón donde debe de estar, es fácil. Si lo pones más allá de tus posibilidades, fracasas. Quien se conoce bien puede vivir de cualquier cosa.

–No sé si es un hombre fácil...
–Lo soy... para mi mujer.

–Tampoco sé si le gustan las mujeres fáciles o las difíciles...
–Me gusta la gente fácil. La mujer es menos compleja de lo que pensamos; lo que pasa es que nos hemos empeñado en creer que no la entendemos, y ella en creer que no la escuchamos.

–Dice que la vida es fácil...
–Sí. Nosotros somos culpables de hacerla difícil.

–Es el líder de Maldita Nerea. ¿Tiene algo de maldito?
–No. Ya hay muchos malditos y no me apetece hacerles la competencia.

–Estaba en Murcia cuando sucedió el terremoto de Lorca. ¿Tembló?
–No tuve miedo, sí respeto. He sido muy valiente desde niño.

–«Fácil». ¿Ve fácil que las protestas de los jóvenes indignados logren algo?
–Con la sola protesta ya hay mucho conseguido. Es un gesto, y los países cambian con gestos.

–¿Se indigna mucho o...?
–No me indigno porque resta energías. Pero indignarse es una pérdida de tiempo a veces necesaria.

–Canta «El error». Cuénteme su gran error...
–Un día pensé que había llegado y cuando realmente llegué supe que no había empezado siquiera. Mi vida siempre será un empezar.

–Canta «El último día». ¿Qué haría si mañana fuera su último día?
–Besar mucho a los míos. Soy muy besucón y tierno como un donuts.

–Canta «¿No podíamos ser agua?». ¿No prefiere ser vino?
–Ja, ja, ja. Prefiero el agua, pero estoy sucumbiendo a la lujuria del vino.

–Canta «Sobraron precipicios». ¿A qué precipicio no quiere asomarse?
–Al de la política. Hay mucho ruido ahí abajo. Me espanta.

–¿En qué se parece un concierto de los suyos a un mitin?
–En la liturgia, quizá, pero yo no dogmatizo ni prometo nada.

–«Nadie promete tanto como el que no va a cumplir» (Ovidio).