Francia ya ha advertido a 100000 usuarios «piratas»

La Ley Hadopi, en su fase inicial, aún no registra sanciones

La industria francesa sigue generando 70.000 denuncias frente a Hadopi
La industria francesa sigue generando 70.000 denuncias frente a Hadopi

Pasada la resaca parlamentaria del batacazo de la «Ley Sinde» en España, otros países siguen adelante con sus legislaciones. Ayer, el diario francés «Le Figaro» publicaba una información que revelaba las primeras cifras generadas por la «Ley Hadopi 2», como se conoce a la norma que permite dar dos avisos al Gobierno antes de cortar la conexión a internet a aquellos usuarios sospechosos de descargar contenidos protegidos por derechos de autor. Según el rotativo, Hadopi, el organismo que creó el Gobierno galo para luchar contra la piratería audiovisual en Francia, ya ha mandado advertencias a 100.000 internautas sospechosos de haber descargado ilegalmente contenidos de internet, aunque todavía no se han registrado sanciones.


El 3 % de los infractores
Desde el pasado noviembre, Hadopi envía unos 2.000 correos electrónicos al día con una «recomendación» al internauta para que acabe con las descargas fraudulentas, explica Efe. «Su acceso a internet ha sido utilizado para poner a disposición, reproducir o acceder a obras culturales protegidas por un derecho de autor», dice el correo enviado, que señala al titular de la cuenta de internet como la persona «legalmente responsable de la misma» y le recuerda su obligación de proteger el acceso a ésta. Los usuarios que ya han recibido el e-mail rondan el tres por ciento de los internautas, que, según la industria, descargan contenidos audiovisuales fraudulentamente.

Se trata del primer paso de la polémica «Ley Hadopi 2», modificada tras la decisión del Consejo Constitucional, que no aceptó la versión original, que otorgaba a una autoridad administrativa la potestad de cortar el acceso a internet a los piratas reincidentes, ya que recortaba la libertad de comunicación y expresión. Por ello, se designó a tres juristas que analizan cada caso y sirven de filtro para un juez. Tras el primer correo electrónico de «recomendación», en caso de que las descargas piratas persistan, Hadopi enviará un segundo aviso acompañado de una carta certificada. Es el último paso antes de llegar al juez, que es quien puede ordenar que se corte internet. El «pirata», que tendrá que seguir pagando su conexión a la red aunque no pueda utilizarla y que no podrá cambiar de proveedor, podrá ser multado también con 1.500 euros.


La segunda fase
Los magistrados alegan a este diario que «han elegido voluntariamente esta proporción (menos de un 3% de los usuarios que descargan estos contenidos son notificados) para probar el sistema y evaluar las reacciones de los usuarios». Por su parte, el presidente de la República, Nicolas Sarkozy, dijo en una reciente reunión con personalidades de internet que «habrá que modificar la ley con el fin de mejorarla». A partir de los siguientes meses comenzará la segunda fase de la misma, en la que se volverá a avisar mediante e-mail para más tarde volver a advertir por carta certificada.


Ni los abren
Una de las reflexiones de «Le Figaro» tiene que ver con el aspecto léxico: según el diario, en el «asunto» de los e-mails enviados a los usuarios aparece la palabra «recomendación», lo cual lleva a que muchos internautas ni siquiera abran el correo. Además, frente a los 2.000 correos diarios, aún se registran 70.000 denuncias de la industria. Todo esto ha llevado a varios blogs, recogidos por «Le Figaro», a opinar que «se trata de una ley puramente burocrática, en la que el Gobierno se ha gastado 12 millones de euros para enviar un anuncio a los internautas ineficaz».