El TC invoca la «evolución de la sociedad» para avalar las bodas gays

Siete magistrados «progresistas» y un «conservador» secundan la sentencia. Gallardón anuncia que el Gobierno no modificará la ley que recurrió el PP

El Tribunal Constitucional valida el matrimonio homosexual
El Tribunal Constitucional valida el matrimonio homosexual

MADRID- No hubo sorpresas. El Tribunal Constitucional (TC) avaló ayer, por ocho votos frente a tres, los matrimonios homosexuales, rechazando el recurso presentado por el PP contra la reforma legal impulsada por el Gobierno de Zapatero hace ahora siete años. La ponencia del magistrado Pablo Pérez Tremps contó con el respaldo de todo el bloque «progresista», al que se sumó en la votación el «conservador» Francisco Pérez de los Cobos, ocho apoyos en total más que suficientes para sacar adelante la esperada resolución. Sólo se opusieron los «conservadores» Ramón Rodríguez Arribas, Andrés Ollero y Juan José González Rivas, que han anunciado votos particulares. El magistrado «progresista» Manuel Aragón, que votó con los «conservadores» en los polémicos pronunciamientos del TC sobre el Estatut y Bildu, en esta ocasión sí comparte el fondo de la resolución, aunque también redactará un voto concurrente por discrepancias en la forma de expresarla.

Aunque la resolución se dará a conocer en los próximos días, la sentencia del Constitucional concluirá que considerar matrimonio las uniones de dos personas del mismo sexo es una opción legislativa acorde con la concepción de matrimonio recogida en la Constitución. Fuentes del Alto Tribunal aseguraron que el Pleno ha interpretado el artículo 32 de la Carta Magna a la luz de la «evolución de la sociedad» y de la concepción que tiene del matrimonio la ciudadanía, un concepto que, subrayan, «ha ido evolucionando desde la aprobación de la Constitución».

Además del presidente del TC, Pascual Sala, y del propio ponente, Pérez Tremps, votaron a favor de la propuesta los magistrados «progresistas» Adela Asúa, Fernando Valdés, Encarnación Roca, Luis Ignacio Ortega y el ya referido Manuel Aragón, quien con su voto concurrente vuelve a «marcar distancias» con los mismos.

Tras conocer el fallo, el ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, aseguró ayer que el Gobierno, además de acatar la resolución, no tiene intención de cambiar la normativa. En declaraciones facilitadas por el Ministerio de Justicia, el ministro hizo hincapié en que el PP recurrió la ley de uniones homosexuales al tener una «duda» sobre si «la unión de dos personas del mismo sexo podía recibir la denominación de matrimonio» y si esa interpretación «era o no acorde con nuestra Constitución». Ahora, añadió, la sentencia del Alto Tribunal «ha establecido una doctrina que para nosotros es, en este caso, vinculante». «Tal y como anuncié en su día, el PP lo que hará será, acatando la sentencia del TC, no modificar la vigente ley y, por lo tanto, dejar exactamente en la regulación que el Constitucional ha validado la normativa que afecta a los matrimonios de personas del mismo sexo».

La desestimación del recurso pone fin a siete años de controversia durante los cuales más de 20.000 parejas homosexuales han contraído matrimonio, desde que en 2005 se modificó el Código Civil para amparar legalmente esa posibilidad.

El PP esgrimía en su recurso que con dos líneas de una ley ordinaria se alteraba, «no sólo los elementos definitorios básicos de una institución fundamental», sino «todo el conjunto normativo construido durante siglos» alrededor de la misma, que tenía su cabecera en el artículo 32 de la Constitución. Además, entendía que se vulneraban otros derechos básicos, como el de la adopción y la protección integral de los hijos. En concreto, los populares sostenían que esa modificación del Código Civil era contraria a siete preceptos de la Constitución.