La Junta estudia cobrar a partir del próximo curso a los «Madrugadores»

VALLADOLID- La Junta de Castilla y León maneja ya informes a partir de los cuales pretende determinar si ha de cobrar o no por el acceso a programas de conciliación laboral y familiar en el ámbito educativo, como «Madrugadores» -con 11.850 beneficiarios- o «Tardes en el cole» -al que acuden 850-. Dos iniciativas que nacieron en el marco del Diálogo Social en tiempos de bonanza, pero que revierten en cuatro millones de euros cada año a las arcas de la administración autonómica.

El consejero de Educación, Juan José Mateos, indicó que la Junta prevé implantar ese pago, si bien todas las familias interesadas en el acceso a estos programas estarán informadas, a través de los boletines de prescripción, de esta posibilidad. «Queremos que los padres lo sepan», manifestó Juan José Mateos, quien hizo entrega del premio «¿Qué es un rey para ti?» a la burgalesa Sofía Cárcamo, tras ver en el Monasterio de Prado los 40 trabajos finalistas, procedentes de toda la Comunidad

Mateos incidió en que se estudia un pago máximo por usuario, que podría rondar los 35 euros mensuales, si bien, es un asunto que deberá debatirse en el seno del Diálogo Social, para su negociación. «Las dificultades económicas de Castilla y León y España hacen necesario que las propias familias tengan que sufragar parte del coste del servicio», argumentó el consejero. Estas medidas, agregó, «pueden generar cierta alarma, pero hay que saber explicarlas».

Desglose de ajustes
Por otra parte, el consejero Mateos desmintió que haya contradicción en las cifras anunciadas por la Junta para el ajuste en Educación. En concreto, detalló que serán, este año 7,5 millones de euros para enseñanza no universitaria, otros siete para la educación superior, y el resto, a partir de «ajustes internos y de estructura», expuso Mateos, quien recordó que en unos días se conocerán los Presupuestos, que en su ámbito, buscan «mantener la calidad del sistema educativo».