Teatro

Teatralmente (in)correcto

Autor: Piti Español. Director: Esteve Ferrer. Reparto: Iñaki Miramón, Chiqui Fernández, Mariola Fuentes, José Luis Martínez, Marta Calvó. Teatro Marquina. Madrid

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

En el via crucis vital y la confesión sincera del don nadie al que interpreta Iñaki Miramón en «¡Manos quietas!», es donde se hace fuerte la divertida comedia de Piti Español, un texto de corte comercial que no renuncia al mensaje. El autor está harto –como tantos hoy en día– de la sociedad políticamente correcta que nos ha tocado en suerte. Que si «ellos» y «ellas» por doquier, que si se dice «pulsar» no «darle» al botón, que si a los niños hay que tenerlos en palmitas... Por más que no se esté en todo de acuerdo y que Manuel, el desastroso protagonista, no sea un ciudadano ejemplar, el autor logra que el respetable empatice con su cabeza de turco al que el feminismo, el buenismo y los prejuicios arrastran a la humillación. Aunque es precisamente en el clímax de gulag al que se ve sometido por una ex vengativa, una profesora dogmática y una madre histérica, donde flaquea, por disparatada, una propuesta que prometía.
Hábil, como siempre, Esteve Ferrer dirige con buen tino cómico una comedia correcta pero convencional en su planteamiento teatral que podría haber aspirado a algo más que a arrancar unas cuantas risas fáciles. Lo cual logra con oficio y un puñado de actores engrasados. Miramón a la cabeza, muy concienciado en su caradura de medio pelo. El trío femenino es muy divertido, sobre todo la profesora de Chiqui Fernández, obsesionada con su peso, y la ex estirada de Marta Calvó, mientras que a Mariola Fuentes le toca el personaje más excesivo, aunque lidia bien con él. El profesor gay de José Luis Martínez redondea con gracia este repaso a los tabús actuales que conforman una nueva forma de censura.