Termina la «cremallera peatonal»

Sobre la M-30 Este cierra hoy la «cremallera peatonal» que el alcalde de la ciudad, Alberto Ruiz-Gallardón, comenzó tras la reforma de la vía de circunvalación. Mientras el sur de Madrid recuperaba el parque del río, unido mediante los puentes y plataformas sobre el Manzanares, los vecinos de los distritos adyacentes al arco Este de la M-30 se unirían mediante la construcción de siete pasarelas entre las salidas a la carretera de Burgos (A-1) y la de Valencia (A-2).

En concreto: en el parque de las Adelfas, entre Retiro y Puente de Vallecas; en el parque de Roma, para unir Retiro y Moratalaz; entre Salamanca y Ciudad Lineal, a la altura de Ramón de Aguinaga; en el parque de Breogán, también entre los mismos distritos; la pasarela del polideportivo San Juan Bautista, entre Ciudad Lineal y Chamartín, que sustituye a la anterior existente en este punto, que tenía problemas de gálibo y accesibilidad; también para unir estos distritos, la pasarela Ángel Gordillo, y la que se abre hoy, sobre el Nudo de la Paloma entre Chamartín y Ciudad Lineal.

Esta última, que comenzó a montarse junto a la avenida de Burgos la pasada primavera, mide casi doscientos metros y conecta esta vía del distrito de Chamartín con la calle Serrano Galvache en Ciudad Lineal, a la altura de la estación de metro Bambú. Se trata de una pasarela formada por una sección en forma de «C», compuesta por celosías triangulares constituidas por cajones de acero con forma trapezoidal y forma curva, en planta.

Todas las pasarelas se han construido sin barreras arquitectónicas y materiales antivandálicos, como en el caso de las del parque de Roma y el de las Adelfas, que sufrieron pintadas antes de la inauguración. Tienen una anchura mínima de cinco metros, un sistema de alumbrado reforzado para incrementar la seguridad y partes cubiertas para protegerse del sol, el frío o la lluvia. En total, con la construcción y adaptación de estas siete pasarelas, la ciudad consigue mejorar las conexiones de seis de sus distritos, beneficiando directamente a casi un millón de personas, con un total de 1.370,49 nuevos metros de pasos peatonales . La inversión total ha sido de 15.586.300,47 euros.

En cuanto a los enlaces pendientes en Madrid Río, ya están prácticamente terminadas todas las pasarelas nuevas y las renovaciones de las presas que también servirán para unir los distritos que antes separaban los carriles de asfalto de la M-30. De hecho, sólo quedarán por inaugurarse a partir de enero dos pasarelas de nueva construcción: en la calle Almuñecar, en la zona sur del Salón de Pinos.