Santiago del Valle: «A mí las niñas con que anden me basta»

La familia Cortés quiere renunciar a declarar en el juicio

Santiago del Valle
Santiago del Valle

MADRID-Un agente de la Policía Nacional testificó ayer que tanto Rosa del Valle, acusada de coautora de la muerte de la niña Mari Luz Cortés y hermana de Santiago del Valle –principal acusado de los hechos– y la mujer de éste, Isabel García, afirmaron que Santiago decía sobre las niñas: «A mí con que anden, me basta», refiriéndose a la atracción sexual que sentía hacia las menores y asumiendo así su pedofilia. Mientras, un compañero de Santiago en el instituto San Sebastián, donde se matriculó, aseguró ayer que éste le confesó en una ocasión que «había estado con una chiquilla», tras varios días sin asistir a clase.

Un miembro de la Brigada de la Policía Científica de la Policía Nacional, que participó en la inspección de la vivienda de los hermanos Del Valle y del vehículo de Rosa un día después de la desaparición de la niña, afirmó que el maletero del coche de Rosa, en el que supuestamente fue trasladado el cuerpo de Mari Luz hasta la ría, contenía unos cartones con manchas que olían «como a jabón, a algo perfumado».


«Apenas había huellas»
Sobre el coche, señaló que le llamó la atención que «estaba muy limpio, también el maletero», sin las cosas que habitualmente suele haber en la mayoría de los vehículos. «Apenas había cabellos y huellas», señaló el inspector en el juicio.

Por su parte, Juan José Cortés, el padre de Mari Luz, indicó ayer que los familiares que están llamados a declarar como testigos en el juicio, entre ellos él mismo, su mujer, sus padres y uno de sus hermanos, prefieren «renunciar a hacerlo si es posible».

Al término de la sesión de ayer, en declaraciones a los periodistas a las puertas de la Audiencia Provincial de Huelva, Cortés afirmó que «si pueden hacer que nos lo ahorremos lo agradeceríamos».

No obstante, una prima segunda de Mari Luz que unas horas después de desaparecer la pequeña fue a la casa de los hermanos Del Valle, declaró ayer y afirmó que en ese momento Santiago decía que «él no se iba a comer ningún marrón».