Marilyn una tentación muy cara

«¿Nota la brisa del metro? Uy. Qué sensación». Y, entonces, el aire levanta la falda del vestido de Marilyn Monroe en la película de Billy Wilder «La tentación vive arriba». La frase, la escena y la actriz pasaron a la historia del cine como la quintaesencia de lo sexy. Desde entonces, actrices, modelos y famosas han intentado imitar este momento.

Vestido rojo de «Los caballeros las prefieren rubias» (1953) 800.000 euros
Vestido rojo de «Los caballeros las prefieren rubias» (1953) 800.000 euros

También, muchos modistos han copiado el diseño del vestido. Pero el original se lo quedó la actriz de «Cantando bajo la lluvia», Debbie Reynolds, coleccionista de objetos de películas de Hollywood. Lo ha tenido hasta este fin de semana, cuando lo sacó a subasta junto con otros 700 objetos de su colección de vestuario y «atrezzo» de películas icónicas de Hollywood. Y como siempre, Marilyn Monroe acaparó toda la atención, robó el espectáculo y superó las expectativas en la subasta. En un principio, los expertos habían estimado la venta del traje por entre uno y dos millones. Pero, como fue habitual en ella, Marilyn sorprendió a todos: su vestido fue la gran pieza de la venta, adjudicado por un precio a remate de 4.6 millones de dólares (3,2 millones de euros). El comprador anónimo, que pujó a través del teléfono, pagó en total 5,6 millones de dólares ya que a la cantidad adjudicada, hay que sumar la comisión de un millón que se lleva la casa de subastas por la transacción.

Debbie Reynolds explicó que durante años «compré trajes de las películas premiadas en los Oscar. Pronto se convirtió en una obsesión, hasta ahora. Ya he conseguido mi sueño de tener un museo lleno de trajes. Por eso, he decidido que es el momento de compartir mi gran colección con otras personas», explicó la actriz, que pasará a la historia porque su marido Eddie Fisher la abandonó para casarse con su amiga Elizabeth Taylor a pesar de todas sus películas y premios. Otras tres piezas de la velada fueron el vestido rojo de lentejuelas que Monroe lució en «Los caballeros las prefieren rubias», el rosa de la escena «Heat wave» del mismo filme, y uno de la película «Río sin retorno», que alcanzó los 356.000 euros. Así, en total, los cuatro trajes de la ambición rubia rozaron los cinco millones de euros.

Hasta un rifle
El que llevó Judy Garland de algodón azul con lunares en la película «El mago de Oz» alcanzó los 635.000 euros en una venta que superó en diez veces las estimaciones de la casa de subastas. Mientras el bombín de Charles Chaplin se adjudicó por 76.000 euros, el uniforme de Gary Cooper en «El sargento York» fue vendido por 38.000 y el rifle de dicha película, por 13.000. Y el traje de amazona de Elizabeth Taylor en «Fuego de juventud», por 42.000 euros. Todos estos objetos son una muestra de la colección de la actriz, que ha acumulado 3.500 trajes de películas, 20.000 fotografías originales, miles de carteles de películas y cientos de patrones de los filmes. Los que se hayan quedado con las ganas de pujar en esta gran subasta tendrán otra oportunidad en diciembre.