Los palestinos aspiran a elevar su estatus en la ONU en septiembre

Los palestinos aspiran a elevar en la ONU su estatus al de "estado no miembro"el próximo mes de septiembre, en una votación que sólo requerirán a la Asamblea General cuando estén convencidos de que disfrutan de una mayoría absoluta.

La petición la presentará el presidente Mahmud Abás durante el período anual de sesiones de la Asamblea General, dijo hoy el ministro de Asuntos Exteriores, Riad El Malki, en una rueda de prensa en Ramala de la que se hace eco la agencia independiente Maan.

"Cuando estemos seguros de que tenemos la mayoría absoluta presentaremos la petición para que al Asamblea General la vote", explicó el ministro.

El año pasado los palestinos hicieron una petición de acceso como miembro de pleno derecho al Consejo de Seguridad, que está bloqueada por Estados Unidos.

En la Asamblea aseguran contar con el apoyo de más de 140 países, pero según El Malki aspiran a 180 de los 193 votos posibles, lo que les convertiría en 2012 en un estado con estatus similar al del Vaticano y que les permitiría tener acceso a ciertas agencias y organismos internacionales de la ONU, entre ellos los judiciales.

Actualmente, la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) está tipificada como "entidad"observadora sin derecho a voto.

La petición tratará de romper el estancamiento en el proceso de paz con Israel, en un casi total abandono desde que en 2010 las negociaciones amparadas por EE.UU. se interrumpieran a las tres semanas de comenzar a raíz del final de una moratoria de diez meses que Israel había declarado en la construcción de asentamientos.

Según Malki, Abás ofrecerá su discurso en la ONU el 27 de septiembre, y después tratará de conseguir el apoyo de los estados miembros.

A los palestinos les basta con una mayoría simple pero dado que la petición busca conseguir el reconocimiento internacional a un estado en Cisjordania, Gaza y Jerusalén Este, Abás desea contar el apoyo de numerosos estados, y entre ellos los de la Unión Europea.

El año pasado, los Veintisiete se mostraron reacios a apoyar la petición palestina de admisión como estado de pleno derecho, fuera de un acuerdo de paz con Israel, por las consecuencias que pudiera tener para la región.