Rebeldes y gadafistas combaten por el control de Trípoli

Violentos enfrentamientos se suceden entre los rebeldes y las fuerzas leales al líder libio en el centro de la capital, según el canal de televisión qatarí Al Yazira, que precisa que los barrios de las afueras de Trípoli han sido "liberados"y las fuerzas del régimen se han retirado hacia Bab El Aziziya, el palacio-cuartel de Gadafi.

Rebeldes libios a 30 kilómetros de Trípoli
Rebeldes libios a 30 kilómetros de Trípoli

La mayoría de los barrios de la periferia de la capital han sido "liberados"y las brigadas del régimen gadafista se retiran hacia Bab El Aziziya, el palacio fortaleza de Gadafi, según las fuentes.

El portavoz de la alianza del 17 de febrero, Assil Tajouri, afirmó que los insurgentes controlan al menos el 50 por ciento del territorio de la capital y vaticinó que en las próximas horas podrán mejorar las noticias, "especialmente desde la entrada de los combatientes del oeste hoy por la tarde a Trípoli".


Además, las últimas informaciones de la oposición hablan de un rápido avance, apoyado por los bombardeos de la OTAN, de los rebeldes sobre la ciudad, donde se han abierto prisiones para liberar a presos políticos y que estos se unan a la batalla. En este sentido, miles de milicianos rebeldes avanzan desde el oeste hacia Trípoli y se encuentran ya a unos 25 kilómetros de la ciudad, uno de los últimos reductos del régimen de Muamar Gadafi, según ha podido constatar directamente un corresponsal de Reuters.

En su avance, la columna insurgente ha tomado un cuartel de la conocida como Brigada Jamis, unidad de élite de la milicia gadafista bajo mando de Jamis Gadafi, uno de los hijos del líder libio.

Por otra parte, según dijo a Efe el encargado de la seguridad del CNT, Fathi Baja, dos unidades de fuerzas especiales de los rebeldes, que se infiltraron anoche en la capital libia con el apoyo de la OTAN, han tomado el control de diversos puntos de la ciudad.


Casi al mismo tiempo, la televisión oficial libia difundía una declaración en directo del jefe de los servicios secretos del régimen, Abdallah Senoussi, que dijo que el "pueblo"terminará por vencer.

"El pueblo vencerá, vamos a derrotar a los grupos terroristas", enfatizó.

Estas afirmaciones fueron rápidamente contestadas por uno de los responsables de la rebelión armada, que en Al Yazira, afirmó que las brigadas gadafistas han sido derrotadas en gran parte de la ciudad y que está huyendo hacia el cuartel general de Gadafi.

Agregó que los rebeldes han capturado a decenas de miembros de las fuerzas regulares y que han podido colocar el emblema de la rebelión en lo alto de muchos edificios.

Otros testimonios señalaron que muchos prisioneros han sido liberados por los insurgentes principalmente del penal de El Djadida.

Algunas informaciones difundidas por Al Yazira han informado también de un ataque de las fuerzas rebeldes a una de las casas de Aisha, hija de Gadafi, en el barrio de Benachour, donde han requisado armas y vehículos.


La comunidad internacional instó hoy al líder libio, Muamar el Gadafi, a dejar el poder lo antes posible para evitar más derramamiento de sangre, mientras los combates se suceden en Trípoli y los rebeldes aseguran que el régimen caerá en breve.


Los llamamientos a Gadafi se multiplican desde las capitales occidentales a organizaciones panárabes y, así, el presidente francés, Nicolas Sarkozy, instó a Gadafi a renunciar "sin más tardar a lo que le queda de poder"para evitar a la población "nuevos sufrimientos inútiles".

Sarkozy pidió a Gadafi que ordene un "alto el fuego de manera inmediata a las fuerzas que todavía le son leales"y garantizó al Consejo Nacional de Transición (CNT) y a la población "el pleno apoyo de Francia para lograr la liberación de su país de la opresión y de la dictadura".

En la misma línea, la canciller alemana, Angela Merkel, llamó al dirigente libio a dejar el poder "lo antes posible"para evitar más derramamiento de sangre.

También la Liga Árabe pidió al régimen de Gadafi que entregué el poder a la población y reclamó el cese de los enfrentamientos.

En Estados Unidos, su presidente, Barack Obama, que está de vacaciones con su familia en un balneario de Massachusetts, recibió hoy informaciones sobre la situación en Libia por parte de su asesor principal sobre seguridad nacional y antiterrorismo, John Brennan.

"Estados Unidos mantiene comunicaciones permanentes con sus aliados", dijo el portavoz presidencial Josh Earnest, quien destacó que "el pueblo libio merece un futuro justo, democrático y pacífico"y reiteró la idea del Gobierno de Washington de que "los días de Gadafi están contados".

Esta opinión sobre la inminente caída de Gadafi ya la había expresado el Consejo Nacional de Transición (CNT), organismo político de los rebeldes libios, que afirmó hoy que el fin del régimen está "muy cerca".

De hecho, los insurgentes habrían iniciado lo que denominan "la operación para la liberación de Trípoli".




Añadió que los aviones de combate de la OTAN permitieron el avance de las fuerzas hasta el corazón de la ciudad, en una operación preparada con mucha antelación y que consiste en conseguir el control de los hoteles, los aeropuertos civiles y militares, las oficinas del primer ministro y los alrededores de Bab El Aziziya.

De acuerdo con esta fuente, la primera fase de esta operación había sido un éxito, los insurgentes habían tomado la base aérea de Matica y controlaban algunos barrios de la periferia de Trípoli.

Los rebeldes, según la cadena de televisión Al Yazira, han comenzado a llegar también a través del mar, procedentes de Misrata, a 200 kilómetro al este de Trípoli y principal enclave rebelde en el oeste del país, al tiempo que algunos milicianos se dirigen hacia la sede la radio estatal.

Mientras tanto, informó Al Yazira, la OTAN bombardeó hoy el cuartel general de Gadafi en Bab el Aziziya y el aeropuerto de Matica, donde fue detenido el coronel Al Jituni, considerado uno de los principales cargos militares vinculados al líder libio, y ocho de sus colaboradores.

Ante esta situación, en un discurso a la nación Gadafi instó a todos los libios a que "se unan a la batalla para impedir que el enemigo se haga con Trípoli".

También el portavoz del Gobierno libio, Moussa Ibrahim, subrayó que millares de mercenarios y voluntarios están dispuestos a defender la capital.


Al menos 376 muertos en los combates
El ministro de Información y portavoz del Gobierno libio, Musa Ibrahim, ha asegurado que los combates registrados durante la noche del sábado al domingo han costado la vida a 376 personas de ambos bandos y que hay más de un millar de heridos.