La UE congela los aranceles a los cereales para frenar los precios

La escalada del precio de los alimentos ya ha provocado las primeras respuestas concretas desde Europa, más allá de la llamada a combatir la especulación. Los Veintisiete decidieron ayer congelar los aranceles impuestos a los cereales para recortar el repunte de los últimos meses y que en los países en desarrollo ha situado a una población similar a la española bajo el umbral de la pobreza.

DESCARGUE EL GRÁFICO COMPLETO EN CONTENIDOS RELACIONADOS
DESCARGUE EL GRÁFICO COMPLETO EN CONTENIDOS RELACIONADOS

La medida, que entrará en vigor la próxima semana y estará activa hasta junio de este año, afectará a 2,98 millones de toneladas de trigo blando y a 306.125 toneladas de cebada para piensos, que ahora carga con gravámenes de 12 y 16 euros por tonelada respectivamente. Una vez superadas estas cantidades, la UE reimpondrá las tasas sobre el trigo y la cebada para piensos. «Mientras los precios sigan altos en la UE, y en el mercado mundial, tenemos la obligación de hacer lo que podemos para contribuir a mejorar la situación hasta que acabe la campaña de comercialización», comentó el comisario de Agricultura, Dacián Ciolos.

La UE, que ya eliminó los aranceles al maíz para la presente campaña, había pronosticado que los precios se dispararían debido a una oferta escasa para satisfacer la demanda prevista.La escasez de oferta de alimentos ha sido la chispa para alimentar a unos mercados que ya utilizan los alimentos como instrumentos financieros para especular, según ha criticado la Comisión Europea. Por ello, el Parlamento Europeo pidió ayer a la Comisión que estudie conferir a la nueva Autoridad Europea de Valores y Mercados competencias más amplias «para impedir los abusos» en este sector, según recoge la resolución aprobada en Estrasburgo. Europa ha dado prioridad al encarecimiento de los alimentos, como también lo ha hecho Francia, al frente este año del G-20, cuyos ministros de Finanzas se reunirán este próximo fin de semana en París.