El Vaticano pide que no se politice la visita del Papa

La Santa Sede subraya el carácter austero de la estancia del Pontífice. El PP critica que el pleno municipal pida engalanar los balcones sólo con «senyeres»

El Papamóvil llegó ayer a Barcelona después de ser transportado por un avión Hércules desde el Vaticano
El Papamóvil llegó ayer a Barcelona después de ser transportado por un avión Hércules desde el Vaticano

BARCELONA- El Vaticano no permanece ajeno al terremoto político que ha suscitado la visita del Papa a Barcelona, ya sea por la proximidad de las elecciones catalanas, por las tensiones en el seno del tripartito o por el coste de la visita. Por este motivo, han decidido salir al paso de la polémica asegurando que «no se debe usar en clave política lo que diga Benedicto XVI» durante su estancia en Barcelona. El propio Lombardi precisó que «no se trata de una visita pastoral a Cataluña, sino de un acto de consagración de un gran templo».
Durante una rueda de prensa celebrada en el Vaticano para dar a conocer los detalles de la visita papal a España, Lombardi dijo entender los comentarios sobre el coste de la estancia de Benedicto XVI dada la crisis económica. Sin embargo precisó, que «el dinero no se ha tirado por la ventana ni se ha volatilizado» y remarcó el carácter austero de la visita, ya que ni siquiera se levantarán «megapalcos» para la misas que el Papa oficiará en Barcelona, que se celebrará en catalán, latín y español.

Tensión en el Ayuntamiento
Aunque desde el Vaticano aseguran que el Pontífice está «muy contento» por poder visitar Barcelona la semana próxima, la tensión va en aumento en el seno del Consistorio barcelonés. No en vano, la división en el bipartito municipal se hizo ayer evidente con la aprobación de una declaración institucional de bienvenida al Papa. Los ecosocialistas –contrarios a la visita– mostraron su rechazo a un texto que consideran «totalmente innecesario». Por su parte el PP, también votó en contra de la bienvenida del alcalde porque ésta anima a los barceloneses a colgar una «senyera» de sus balcones. El texto de la declaración exalta el uso de la «senyera» porque es «nuestra bandera, la que todos los catalanes nos identifica, representa y hermana».
Según expuso el presidente del grupo municipal del PP, Alberto Fernández, durante el pleno hubiera sido más conveniente animar a los ciudadanos a engalanar sus balcones, sin incidir en las banderas, o por lo contrario, promocionar también el uso de las insignias del Vaticano, Barcelona o España. Al margen de la llamada del Ayuntamiento a adornar los balcones, la asociación «Yo no te espero» inició el reparto de 2.000 banderolas de protesta con el viaje del Papa, aunque disponen de 50.000.
Más allá de las polémicas, el Arzobispado de Barcelona empieza a ultimar todos los detalles ante la inminencia de la llegada de Benedicto XVI a la Ciudad Condal. Por este motivo, hoy se celebrará una misa preparatoria, al que le seguirá una catequesis que se celebrará mañana.

Protestas a la baja
Por su parte, el Ayuntamiento también tiene preparado todo el dispositivo de seguridad, sanitario, así como de transporte, ante la llegada del Papa. De momento, el Papamóvil llegó al aeropuerto de El Prat después de ser transportado por un avión Hércules desde la Santa Sede. Además, se pudo conocer que CGT ha desconvocado la huelga de autobuses para el día 7 en señal de protesta por la presencia de Benedicto XVI en Barcelona, ya que iba a ser declarada «ilegal», según apuntó este sindicato. Al margen de la huelga, otra muestra de rechazo se tambalea después de que Facebook haya decidido cerrar el grupo que convocaba a gays a besarse delante del Pontífice.


Contra Gomà y Amorós
- El presidente de Unió, Josep Antoni Duran Lleida, aprovechó ayer su carta web semanal a la militancia de UDC para arremeter contra el teniente de alcalde del Ayuntamiento Ricard Gomà y al secretario general de inmigración, Oriol Amorós, por haber mostrado su rechazo a la visita del PP. Duran los tachó de «impresentables».
- Por su parte, el líder de CiU, Artur Mas, también mostró su apoyo a la visita del Papa y justificó el uso de dinero público para este acontecimiento ya que servirá para proyectar la imagen de Cataluña al mundo.
- Además, el ex presidente catalán Jordi Pujol celebró que el Papa haga parte de la misa en catalán.