Que hable la mayoría por Luis CARBONEL

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

La encuesta publicada por LA RAZÓN prueba que el tema de los crucifijos en las aulas no es preocupante para la población española, sino que es una polémica dirigida desde sectores laicistas radicales que buscan la confrontación y relegar la religión al ámbito privado. Los crucifijos, además de un símbolo de la fe mayoritaria de los españoles, es un símbolo de identidad cultural de España y de Europa, al igual que el Derecho Romano y la filosofía griega. El crucifijo no impone nada al que no cree en él. Es reflejo de valores positivos: el perdón, la generosidad, la humildad, etc. En países con mayor tradición democrática como EE UU es aceptado sin problemas: el presidente Obama reza y no tiene ningún reparo en demostrar que es la religión mayoritaria.
En el ámbito escolar se dan dos situaciones: en un colegio católico, el crucifijo es parte de su ideario; y en uno público, la neutralidad no significa la «ausencia de», sino que se deberá optar por lo que decida la mayoría.


Luis Carbonel es presidente de CONCAPA