El té verde mejora la memoria y el aprendizaje de las personas con síndrome de Down

La epigalocatequina galato presente en el té verde podría normalizar la función del gen Dyrk1A y, de este modo, podría ofrecer una mejora en la memoria y aprendizaje de las personas con síndrome de Down, según una investigación de un grupo de científicos del Instituto de Investigación Hospital del Mar y del Centro de Regulación Genómica de Barcelona.

En concreto, estos expertos han realizado una investigación a lo largo de 5 años en ratones trisómicos y transgénicos con esta sustancia, que tiene efectos antioxidantes y han visto una importante mejora en la plasticidad y regeneración neuronal.

Los investigadores sostienen que, de trasladarse estos resultados al ser humano, este hallazgo podría contribuir a mejorar el potencial intelectual de las personas con síndrome de Down. Por ello, van a realizar un segundo estudio con más de un centenar de personas con síndrome de Down de 13 meses de duración para ver sus efectos en este colectivo.

De este modo, para esta segunda fase, DOWN ESPAÑA ha hecho un llamamiento a familias del área cercana a Barcelona para que formen parte de esta investigación. En concreto, pueden participar personas de 18 a 30 años con síndrome de Down, con un grado de discapacidad moderada, que no tengan ninguna enfermedad mental concomitante, ni estén en tratamiento farmacológico que afecte a su memoria, atención o aprendizaje. Los participantes serán tratados con placebo o con un suplemento nutricional que contiene epigalocatequina galato.

Tras este tratamiento, las personas serán observadas durante 6 meses. Paralelamente, los participantes recibirán 3 veces por semana otro tratamiento no farmacológico consistente en un programa de estimulación que entrenará la memoria y otras capacidades cognitivas para ver cómo evolucionan y si se produce una mejora en estas áreas.