La Junta pide al Gobierno que revoque el cierre de Garoña

La enmienda aprobada por el Congreso de los Diputados el pasado martes sobre la Ley de Economía Sostenible, que permitirá que las centrales nucleares españolas puedan alargar su ciclo de vida útil más allá de los 40 años ha despertado, otra vez, la esperanza, por parte de unos, de que la Central de Garoña pueda continuar operando y salvar cientos de puestos de trabajo. Eso sí, desde el Partido Socialista siguen haciendo oídos sordos a todas estas peticiones y al dictamen del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN).

Trabajadores de la central de Garoña y sus familiares se echaron a las calles de Madrid para protestar por su continuidad
Trabajadores de la central de Garoña y sus familiares se echaron a las calles de Madrid para protestar por su continuidad

Mientras la ministra Rosa Aguilar señalaba ayer en Valladolid que la decisión sobre Garoña ya está tomada y que la enmienda aprobada por el Congreso «no cambia nada», el presidente castellanos y leonés trasladaba al Gobierno que tiene una «extraordinaria oportunidad» de reconsiderar su postura actual.

Más contundente se mostraba el vicepresidente económico, Tomás Villanueva, al solicitar al Gobierno que «revoque de inmediato» el cierre de la central de Garoña para 2013, al no existir ni razones «políticas», ni «técnicas» según el dictamen del CSN para no prorrogar la vida útil de la planta atómica. El consejero de Economía exigió al Ejecutivo de Zapatero que reconsidere su decisión al tratarse de «un ejercicio de responsabilidad, de un error del presidente del Gobierno». Además, insistió en que la decisión política adoptada en su día «fue equivocada» y agregó que nunca existieron razones técnicas para decretar su cierre.

Reacciones desde Burgos

«Rectificar a tiempo». Es lo que pide el presidente de la Diputación de Burgos, Vicente Orden Vigara, quien confía en que «alguien ilumine al Gobierno Zapatero para que no cierre Garoña mientras que otras centrales en las mismas circunstancias sigan abiertas». En el peor de los casos, espera que Rajoy sea el próximo presidente del Gobierno y «entonces sí Garoña seguirá con vida porque si se cierra sería un auténtico disparate».

Por su parte, el alcalde de Burgos, Juan Carlos Aparicio, reclamaba al Gobierno que emita una pronta respuesta acerca de la continuidad o no de la central a partir de 2013, ya que cree que la prolongación se avala porque «España es uno de los países con peor energía competitiva».

En este sentido, el alcalde de Valle de Tobalina, Rafael González Mediavilla, exigía al Gobierno que no cometa una «discriminación injusta» con la plana burgalesa y que el cierre «debería retomarse».

Más claro y rotundo se muestra el secretario regional de los socialistas, Óscar López, al declarar que la decisión «no se va a revisar» y que estamos ante una cuestión que «algunos pretenden estirar como el chicle». En este sentido, el vicepresidente tercero del Gobierno declaraba ayer en Madrid que el Ejecutivo ha centrado sus esfuerzos en que el cierre de la central nuclear de Garoña «suponga una oportunidad para los municipios afectados».


La nuclear más antigua en España
- La central nuclear de Santa María de Garoña, ubicada en el norte de Burgos fue inaugurada en 1970 y dede el año 2006 es la más antigua de España. La vida útil inicialmente prevista para la central, que es de 40 años, finalizaba en 2011 pero fue prorrogada hasta 2013. Un informe de Nuclenor estimaba que podría continuar abierta otros diez años.
- Desde que se conoció la noticia de que el Gobierno cerrará Garoña en 2013, el comité de empresa de la central así como los pueblos de la comarca reclamaron la renovación de la licencia ya que de no hacerse se perderían alrededor de 1.000 puestos de trabajo -315 directos y unos 700 indirectos-. La mayoría de los trabajadores son de Miranda de Ebro.