Desmentido el hallazgo de la cuarta víctima del naufragio en el río de México

El río aún baja muy revuelto, lo que pudo propiciar la confusión de algún tronco con el cuerpo del desaparecido.

Las autoridades mexicanas prosiguen la búsqueda de Francesc España
Las autoridades mexicanas prosiguen la búsqueda de Francesc España

BARCELONA- El hallazgo de un cuarto cadáver en el río Gallinas fue desmentido ayer por las autoridades mejicanas y prosigue, por lo tanto, la búsqueda de Francesc España, el cuarto desaparecido del naufragio en el río Gallinas en México. Los equipos de rescate estuvieron trabajando todo el día después de que un lugareño asegurara que había visto, con su lancha, lo que parecía ser el cuerpo de una persona. Tras horas de búsqueda, por vía aérea y acuática, las autoridades aseguraron que se trataba de una falsa alarma.
De momento, pues, continúa desaparecido el joven ilerdense Francesc Espada, la única víctima del naufragio que todavía queda por localizar. La búsqueda ya se ha extendido a 80 kilómetros de dónde se produjo el accidente.
Mientras tanto, ya ha comenzado el regreso a España de los familiares y los féretros de las tres jóvenes de Cassà de la Selva (Girona), fallecidas en el accidente. Los familiares –el padre y el primo de Irene Carbó y la pareja de la Nieves Terradas y su hermana– llegaron ayer a primera hora de la mañana a Barcelona. Y, por la noche llegaron los féretros para, después, desplazarlos a un tanatorio de Cassà.
La búsqueda de Francesc Espasa, desaparecido hace una semana, podría pasar del estado de San Luis Potosí al de Veracruz, sin que haya una fecha límite para suspender la operación, según apuntaron fuentes oficiales.
La búsqueda de Espasa comenzó el pasado miércoles en la población de Tanchachín, en el municipio de Aquismón de San Luis Potosí, donde ocurrió el accidente, y se ha extendido a los municipios de Ciudad Valles, Tamuín y Ébano, este último fronterizo con el estado de Veracruz.
Desde el lugar del accidente y hasta el municipio de Ébano, los socorristas han recorrido ya más de 80 kilómetros en San Luis Potosí de ríos, que se internan en Veracruz. Del municipio de Ébano al mar del Golfo de México hay unos 50 kilómetros, aunque las autoridades consideran improbable que el cuerpo pueda llegar tan lejos.
Al parecer, el río todavía baja muy revuelto y arrastra árboles, lo que pudo propiciar la confusión de un tronco con el cuerpo.