Rajoy rechaza las enmiendas que Fabra presentó a los Presupuestos

El PP argumenta que solo se admiten modificaciones técnicas n La Generalitat exigió 144 millones más, la mitad para el Corredor

El PP aprobó los Presupuestos Generales con los únicos votos de apoyo de UPN
El PP aprobó los Presupuestos Generales con los únicos votos de apoyo de UPN

Valencia- Esta vez es la coyuntura económica la que ha impedido que la Comunitat Valenciana obtenga inversiones que al menos se acerquen a sus necesidades. El portavoz del Grupo Popular en la Comisión de Presupuestos, Antonio Gallego, avanzó ayer que el PP solo presentará enmiendas técnicas porque es momento de «grandes limitaciones». Esta afirmación confirma las peores previsiones.

El Estado no aumentará las inversiones en la Comunitat Valenciana. El presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, solicitó a través de varias enmiendas 144 millones más para el próximo año, casi la mitad para acelerar la ejecución del Corredor Mediterráneo.
En la Generalitat encajaron con resignación el golpe. «Somos conscientes de que son unos presupuestos austeros porque vivimos en una situación extrema», apuntaron desde Presidencia. Además, remarcaron que Fabra fue el primer presidente autonómico en anunciar la presentación de enmiendas y aseguraron que continuará reclamando aquello que consideran justo para los valencianos.

Insisten en que ahora comienzan las reuniones Ministerio por Ministerio puesto que de lo contrario, parece estar prácticamente confirmado que las inversiones para 2013 solo variarán con respecto a las cuentas presentadas por el Gobierno en una nueva partida para el tren Xàtiva- Alcoi.

Quien este año sí que enmendó las cuentas del Estado,no lo hizo cuando gobernaba Zapatero, para paliar la caída de la inversión en la Comunitat, fue el grupo socialista. Según explicó ayer el secretario general del PSPV, Ximo Puig, en caso de aprobarse dichas enmiendas, la región valenciana recibiría 150 millones, de los cuales 88 se destinarían al Corredor.

Precisamente la mayoría de las recomendaciones presentadas por los socialistas afectan a inversiones en infraestructuras, pero también para regenerar el litoral y apoyar a la industria.
El objetivo es «tapar los agujeros más relevantes», ya que para corregir la «discriminación» a la Comunitat, el Ejecutivo debería invertir 500 millones más de lo anunciado ( 654,45 millones).
Además, anunció que los diputados valencianos del grupo socialista en las Cortes Generales votarán a favor de las enmiendas que presenten los populares si son favorables para la región. En esta línea, se preguntó si los parlamentarios del PP valenciano votarán en contra de las enmiendas del PSPV para mejorar la inversión en la Comunitat.

El vicepresidente del Consell, José Císcar, evitó ayer formular «hipótesis» sobre qué ocurrirá si sucede lo que Puig planteaba. Lo cierto es que la disciplina de partido entre los populares es mucho más rígida que en los socialistas, aunque existen precedentes en temas capitales, como el trasvase del Ebro, donde la ahora presidenta de Aragón, Luisa Fernanda Rudi, se la saltó y votó en contra.