La «zeja» desafía al Supremo en la calle por juzgar a Garzón

MADRID- A nadie puede extrañar ver ciertos rostros en las concentraciones de apoyo a Baltasar Garzón: siempre están ahí, normalmente en primera fila y delante de los focos. Hablamos de Pilar Bardem, Juan Diego, Pedro Zerolo, Juan Diego Botto o José Sacristán, entre otros integrantes de lo que se conoce como clan de la «zeja» por su apoyo con un gesto característico al ex presidente José Luis Rodríguez Zapatero. Son los habituales «hinchas» de Garzón, y ahora más que nunca cuando el otrora magistrado de la Audiencia Nacional tiene que vérselas con la Justicia desde el otro lado. Ha sido la tónica en las últimas semanas, pero estas concentraciones que nutren los fieles de costumbre subieron un tono la semana pasada por los insultos proferidos contra los miembros del Tribunal Supremo. El pasado día 17, tras recibir con aplausos al juez Garzón y con gritos de «fascistas y nazis» a los abogados que ejercen la acusación en el caso de las escuchas de la «Gürtel», los cabecillas del colectivo de apoyo al magistrado presentaron un escrito en el Alto Tribunal en el que reclamaban «justicia democrática para el juez». Para los concentrados en respaldo a Garzón, los miembros del Supremo han perdido «toda noción de Justicia». «Fuera fascistas del Tribunal Supremo» fue otra de las consignas proferidas.

Ayer, convocadas de nuevo por la plataforma «Solidarios con Garzón», miles de personas, entre ellas políticos de PSOE e IU, sindicalistas y representantes del mundo de la cultura, se manifestaron por el centro de Madrid para mostrar su solidaridad con Baltasar Garzón y las víctimas del franquismo. Los secretarios generales de UGT y CC OO, Cándido Méndez e Ignacio Fernández Toxo, el coordinador general de IU, Cayo Lara, los socialistas Pedro Zerolo y Soraya Rodríguez, y los actores Juan Diego Botto, José Sacristán, Pilar Bardem y Lola Herrera, entre otros, se sumaron a una manifestación que partió al mediodía de la plaza de las Salesas, frente al Supremo, donde Garzón será juzgado a partir de mañana por declararse competente por investigar los crímenes de la Guerra Civil y el franquismo. Bardem explicó que su presencia en la marcha era «en solidaridad y apoyo de Garzón y para que se haga justicia y reparación con las víctimas del franquismo», y señaló que el magistrado tiene «muchos enemigos políticos y envidias que se están agarrando a cosas absolutamente ridículas» como «que digan que ha prevaricado cuando no es cierto». A juicio de la actriz, las tres causas judiciales de Garzón en el Supremo responden a una estrategia en la que «todo está muy bien atado». Según precisó, el comienzo del juicio, el pasado 24 de enero coincidió con el 35 aniversario del asesinato de los abogados laboralistas de Atocha, lo que interpretó «no como una casualidad, sino como una causalidad».

 

Lo que olvidan del magistrado

1 Franquismo. El Tribunal Supremo le juzga por un delito de prevaricación durante la instrucción de la causa por las desapariciones del franquismo. La acusación consiste en haber iniciado unas diligencias sobre las desapariciones atribuyendo a personas fallecidas delitos que habían prescrito, estaban amnistiados y que no eran competencia de la Audiencia Nacional.
2 «Cursos». El Supremo abre una causa para investigar al juez por presuntos delitos de prevaricación y cohecho por el dinero que solicitó personalmente y recibió del entonces BSCH, BBVA, Cepsa, Endesa y Telefónica para financiar actividades que desarrolló durante su estancia en la Universidad de Nueva York en 2005 y 2006.
3 Escuchas. La Sala Penal del Supremo abre la tercera causa por presuntos delitos de prevaricación e interceptación ilegal de comunicaciones por autorizar las escuchas de las conversaciones que mantuvieron en prisión los imputados de la «Gürtel».