El Clínico prueba un sistema que mejora las cefaleas en un 80 por ciento

La Razón
La RazónLa Razón

Valencia- El hospital Clínico de Valencia, junto a otros seis centros europeos, han tratado a sus pacientes con cefalea en racimos con un novedoso dispositivo de neuroestimulación implantable con una respuesta favorable del 80 por ciento de ellos.
Se trata de los resultados preliminares del estudio que se presentó en la reunión anual de la Academia Americana de Neurología, celebrada en Nueva Orleans, y en la que el doctor José Miguel Láinez, jefe del Servicio de Neurología del Clínico, explicó que la cefalea en racimos es uno de los dolores más graves que sufre el ser humano. De hecho, puede producir ataques de dolor de cabeza varias veces al día con una duración de entre quince minutos y tres horas.
El sistema consiste en un dispositivo que se ha diseñado específicamente para tratar el dolor de cabeza severo y que estimula el ganglio esfenopalatino -un ganglio nervioso que durante años ha sido una diana terapéutica para el tratamiento de la cefalea en racimos mediante otras técnicas- con un controlador remoto de mano que maneja el propio paciente proporcionando estimulación cuando tiene dolor.
El estimulador es aproximadamente del tamaño de una almendra y se coloca a través de una incisión quirúrgica en el maxilar superior sin dejar cicatrices externas. El uso de un mando poco más grande que un teléfono móvil permite a los pacientes desactivar la terapia de estimulación cuando ya no hay dolor.
Hasta el momento se han implantado 43 dispositivos en los diferentes centros y los datos presentados corresponden a los 26 primeros, con un total de 1.020 crisis de cefaleas en racimos.
 Según Láinez, las ventajas de este sistema van más allá de los resultados, porque se trata de pacientes que en muchas ocasiones han probado de todo» para calmar su dolor. «Son grandes consumidores de medicamentos y les produce una gran satisfacción ver cómo pueden reducir el número de pastillas y tener mayor calidad de vida.