Herrera exige implicación a las Cajas en favor del interés de la Comunidad

El presidente de Castilla y León anuncia también en las Cortes nuevas medidas severas para reducir el déficit.

El presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera, junto a la vicepresidenta María Jesús Ruiz, ayer en las Cortes
El presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera, junto a la vicepresidenta María Jesús Ruiz, ayer en las Cortes

Valladolid- La Junta de Castilla y León no tira la toalla para que la mayor parte de las cajas en la Comunidad se aúnen en un proyecto común antes de dar salida al exterior. Así lo aseguraba el presidente, Juan Vicente Herrera, en las Cortes, quien reconocía no «encontrarse satisfecho» con los pasos dados hasta la fecha para alcanzar ese músculo financiero, tan demandado por él mismo desde hace dos años. Eso sí, «sin despreciar» los pasos dados hasta la fecha por Caja España y Caja Duero, dijo.Herrera lamentó que no se hubiera consumado el objetivo principal, «una integración hacia dentro para luego continuar con entidades de fuera».Asimismo resaltó la unanimidad del Consejo de Administración y Asamblea General de Caja de Burgos para su integración en el Grupo Banca Cívica, algo que no ha sucedido, recordó con Caja Segovia y Caja Ávila.En este sentido reprochó que, ambas entidades, en su momento, rechazaran continuar solas y ahora se quieran integrar en el primer grupo de cajas españolas, donde apenas contarán con poder de decisión. Por este motivo, anunció que la Junta examinará al detalle el protocolo del proceso en el que están inmersas ambas cajas, para estudiar las repercusiones en cuanto al cierre de oficinas y la pérdida de empleos para dar su visto bueno o no.El portavoz del Grupo Mixto, Joaquín Otero instó a la Junta que «miren con lupa el protocolo» y que en el caso de que no beneficie a los intereses de Castilla y León, «utilice el derecho al veto».

Nuevas medidasEl presidente también anunciaba que en las próximas semanas la Junta continuará adoptando «medidas de déficit», sin tener que elevar los impuestos ni renunciar a los gastos sociales.Asimismo, Herrera aludió al sentido de la responsabilidad llevado a cabo por la Junta para no agotar el endeudamiento en este ejercicio y haber realizado un plan de reequilibrio financiero que no supondrá, de momento y después de la reunión de Política Fiscal, un mayor esfuerzo para Castilla y León al ser una de las cuatro autonomías en «haber hecho bien los deberes».Por su parte, la portavoz socialista, Ana Redondo, le reclamó medidas efectivas como quitar consejerías o la amortización de cargos directivos.