Lorenzo Silva un Planeta contra las líneas divisorias

El escritor madrileño Lorenzo Silva, oculto tras el seudónimo de Bernie Ohls, ha ganado esta noche la 61ª edición del Premio Planeta de novela, dotado con 601.000 euros, con la obra "La marca del meridiano", una nueva entrega de su pareja de investigadores Rubén Bevilacqua y su ayudante Violeta Chamorro.> Wert y Mas eluden la polémica en el Planeta

La pareja de guardias civiles, formada por el sargento Rubén Bevilacqua y su compañera Virginia Chamorro, tiene tras de sí numerosos éxitos policiales. A sus triunfos pueden sumar ya el haber obtenido el LXI Premio Planeta, que se falló ayer en Barcelona. La novela «La marca del Meridiano», de Lorenzo Silva, recupera a estos atípicos investigadores que ya lograron el Ojo Crítico y el Nadal con otras entregas de la serie. De esta manera, el Planeta reivindica un género, como el policial, que no ha tenido mucha presencia a lo largo de la historia del galardón, siguiendo la huella que han dejado en este terreno Mario Vargas Llosa, Francisco González Ledesma y, sobre todo, Manuel Vázquez Montalbán.

Oscuras derivaciones
«Ésta es la historia de hombres que cruzaron una raya que nunca deberían haber cruzado», comentó Lorenzo Silva de manera simbólica, casi misteriosa, como si sus palabras fueran la introducción a uno de los relatos de intriga que suele escribir. «Son personas que olvidaron su código de honor y cometieron un error no sólo moral sino también de otra índole. Cuando traspasamos esa raya que separa la conducta digna de la indigna, también traspasamos la conducta inteligente de la que no lo es». Con estas palabras, el novelista introducía en el ambiente una metáfora que a todos sonaba y que quedó muy clara cuando explicó: «El meridiano al que hago referencia en el título de mi obra es el de Greenwich, la línea que separa Madrid y Barcelona». Una aclaración que no pasó desapercibida a ninguno de los asistentes, como las palabras que pronunció en catalán y que arrancaron un aplauso de los invitados. Un gesto que es toda una demostración de elegancia y educación que le pone por encima de cualquier división. «Por suerte –señaló–, es una línea imaginaria».

«La marca del Meridiano» traslada al lector hasta la Barcelona actual, donde se ha producido un extraño crimen que parece desembocar en oscuras derivaciones tanto emocionales como éticas. Éste será el escenario en el que Bevilacqua, también conocido como Vila, y Chamorro tendrán que demostrar sus habilidades como investigadores. Pero, como suele pasar en la obra de Silva, algo que ya ha demostrado en «El alquimista impaciente» o «La estrategia del agua», cabe espacio para todo. No es sólo un suceso sino también una reflexión sobre el tiempo que les ha tocado vivir.

El nuevo Planeta supone el reconocimiento hacia la novela policiaca, un terreno que Silva ha divulgado como nadie, no solamente como escritor. Así lo ha demostrado en tanto jurado del Premio RBA de Novela Negra y responsable del festival literario Getafe Negro.

Para su presencia en la edición de este año del galardón, ha empleado un seudónimo que es toda una declaración de intenciones: Bernie Ohls, uno de los personajes creados por Raymond Chandler en la novela «El sueño eterno». El guiño a uno de los maestros de la literatura no pasó anoche desapercibido. La obra de Silva se ha impuesto entre las 432 obras presentadas este año. Así lo ha decidido el jurado formado por Alberto Blecua, Ángeles Caso, Juan Eslava Galán, Pere Gimferrer, Carmen Posadas, Rosa Regàs y Emili Rosales. La tradicional velada literaria, celebrada en el Palacio de Congresos de Cataluña, en Barcelona, sirvió para consagrar una de las carreras más sólidas de la narrativa española actual. Desde que Silva dejó la abogacía para dedicarse de lleno a la literatura, el número de lectores que lo siguen no ha hecho más que crecer. Hasta la fecha, Silva nunca había sonado en las habituales quinielas que se hacen sobre posibles candidatos a ganar los 601.000 euros del galardón.

Tampoco se había sospechado de la finalista de esta convocatoria: la periodista Mara Torres, conocida por ser la presentadora del informativo «Las noticias de la 2» y durante años del programa radiofónico «Hablar por hablar». Ahora se estrena exitosamente en la narrativa de ficción gracias a «La vida imaginaria». «Es una novela de amor que comienza cuando tu vida se rompe en mil pedazos y tienes que volver a reinventarte. Un momento que es muy triste, pero también muy divertido, porque te apuntas a todos los planes y descubre un mundo nuevo», reveló la autora. Antes de los agradecimientos, subrayó que en este libro «se confunden realidad y deseo; lo que se desea que suceda y lo que sucede».

 Torres propone una aproximación a las relaciones humanas a partir de la historia de una chica que trabaja en una agencia de publicidad. Ella encarna la decepción de una generación cercana a la madurez. La protagonista sufre una ruptura sentimental y de esa crisis surgirá una suerte de diario que compartirá en la red. Gracias a ello, dialogará con un chico que resultará ser su antigua pareja, el responsable de su melancolía y desesperación.
«Necesitaba volar y me inventé a Fortunata. Ella me dio alas y ellas me han traído hasta aquí». No es la primera vez que Mara Torres publica un libro, aunque éste es su debut en la ficción. A sus espaldas cuenta con «Hablar por hablar», que incluía las historias de madrugada del programa radiofónico de ese nombre; y su ensayo «Sin ti», finalista del IV Premio Setenil al Mejor Libro de Relatos, que estaba construido a partir de cuatro cuentos protagonizados por personas que perdieron a un ser querido.