Todos a la calle

La ciudad de Segovia está de fiesta. Titirimundi, su Festival Internacional de Títeres, cumple 25 años de existencia en los que su sello de calidad lo ha convertido en uno de los mayores certámenes del mundo y de mayor prestigio que se celebra al aire libre.

084nac13fot1
084nac13fot1

En ese tiempo, cincuenta países han mostrado su arte en calles, plazas, patios, iglesias, teatros y rincones históricos de la ciudad a través de centenares de funciones. Se inauguró ayer y permanecerá hasta el 16 de mayo. Serán 40 compañías de 16 países las que se darán cita en multitud de espacios de la ciudad durante cinco intensos días. Este año celebrativo también saldrá a otras ciudades de Castilla y León y a Madrid. La novedad es que será el Centro Dramático Nacional quien acoga a doce compañías para completar un programa de sesenta representaciones en el teatro Valle-Inclán.

La programación de este año ha optado por la fusión del teatro de títeres y marionetas con otras artes –música, danza, artes visuales– y por la presencia, más que nunca, del uso del espacio urbano como lugar para la representación. De esta manera, Titirimundi trata de acentuar sus señas de identidad en esta edición: el carácter de fiesta popular que «arrastre» al espectador en la vorágine de la celebración en la calle. Para ello cuenta con compañías innovadoras que devuelvan al espectador a los orígenes del teatro de títeres, que se remonta a Atenas. Otra novedad es que cuenta con el estreno absoluto del último espectáculo de El Conchón. Por primera vez en la historia del festival se presentará una producción propia con el Acueducto como protagonista y basada en una leyenda segoviana.

Protagonistas, los niños
Hay propuestas para adultos y para público familiar, pero lo que no falta en Titirimundi son las exclusivamente dedicadas a los más pequeños. El Espejo negro representará para ellos «El fantástico viaje de Jonás el espermatozoide» y Lesanimos sembrará la alegría con «Andrée Kupp, domadora de verduras». El aspecto lúdico es el espíritu que impregna todas las representaciones de un festival en el se puede contemplar lo más tradicional y lo más contemporáneo de este arte vivo que, en su vertiente didáctica, también ofrecerá por tercer año consecutivo un taller de talla de títeres para profesionales a cargo de un artista de la altura de Chris Geris, de laCompañía Plansjet, que se podrá visitar en directo en la Casa de los Picos y así contemplar el proceso de un oficio fundamental para esta disciplina. Un mundo de ilusión y fantasía en la calle para este tiempo de primavera. Feliz cumpleaños.