«A los futbolistas les gustan mucho las misses»

La Razón
La RazónLa Razón

-¿Cuesta mas representar artistas en televisión, siendo hija de Uribarri, o correr en moto siendo sobrino de Ángel Nieto?
-Cuestan las dos cosas lo mismo: cada ámbito tiene su inconveniente.
-Algo tendrá de bueno llevar un apellido reconocido, ¿no?
-Hombre, por supuesto. En mi caso, gracias a tener un apellido conocido y a vivir desde que nací en el mundo del espectáculo he conocido a mucha de la gente con la que luego he ido trabajando. El apellido siempre te abre las puertas, pero luego tienes que valer, y yo estoy satisfecha con el trabajo que llevo realizado hasta ahora.
-Por cierto, ¿representa usted a algún deportista?
-Sólo esporádicamente, a Davor Suker; pero represento a tres periodistas deportivos: A Manu Carreño, que es director de deportes de Cuatro, a Nico Abad, que también está en informativos en deportes, y a Jesús Álvarez, que sigue en la 1.
-Y, dígame, ¿qué tienen los tenistas que le gustan tanto a sus representadas?
-Hombre, yo creo que ha sido casualidad, pero si es verdad que María José Suárez y Carolina Cerezuela están con dos tenistas, Feliciano López y Carlos Moyá? Y creo que ha sido cosa del destino, pero ambos son unas excelentes personas y tienen un gran atractivo físico. Y luego, no sé, creo que a todas las mujeres nos gusta el mundo del toro y del deporte, ¿no?
-¿Qué tienen en común artistas y deportistas?
-Que están expuestos al público y viven de él.
-Para estar en forma y atender a tantos representados, ¿hace algún otro deporte, además de llamar por teléfono a todas horas?
-Ja, ja, ja? Desgraciadamente, no. Y creo que es vital para todo ser humano, pero aunque me lo propongo todos los días, al final no hago otro deporte que el de los tres teléfonos a la vez.
-De sus representados actuales, ¿cuál es el «Pichichi»?
-Todos son muy importantes para mí, tengan el tirón que tengan en un momento puntual. Ana Obregón lo tiene siempre y en este momento puntual lo tienen muchísimo Manu Carreño y Carolina Cerezuela.
-Si hacemos un equipo de fútbol imaginario, ¿a quién pondría de todos ellos a parar goles?
-Me pondría yo, para evitarles el mal rato.
-¿Y a meterlos, a quién pondría de delantero centro?
-A Manu Carreño.
-Y usted, naturalmente, sería la entrenadora, ¿no?
-Pues no me queda otro remedio.
-Tamara Falcó, a quien también representa, me dijo que antes que hacer deporte prefería que le pillara el asesino, ¿qué le parece?
-Que tiene la suerte de tener una genética que ya la quisiera yo para mí.
-Pues Julio Iglesias júnior tiene una genética parecida, y también pasión por el deporte.
-Para él el deporte es vital. Necesita el tenis y el surf para vivir.
-¿Y lo de Carolina Cerezuela también es genético?
-Bastante; pero últimamente, no sé si por influencia de Carlos Moyá, en los pocos huecos que tiene, se escapa al gimnasio, cosa que me da mucha envidia.
-Hablando de envidias, ¿hay más entre los artistas o entre los deportistas?
-Quizás entre los artistas, pero yo intento apaciguarlas.
-¿Por qué las misses se llevan tan bien con los futbolistas?
-Porque a los futbolistas les gustan mucho las misses.
-¿Le gusta el fútbol?
-Soy del Madrid, pero sólo veo los partidos importantes.
-¿Es cierto que los artistas aceptan peor quedar mal en «Pasapalabra» que, por ejemplo, hacer el ridículo en un partido de fútbol por una buena causa?
-Sí, tengo artistas que no han querido ir por no quedar mal.

En primera persona
«Nací en Madrid en el 67. Estoy soltera y tengo una hija de siete años que se llama Carlota y es lo mejor que he hecho en mi vida. Quiero mucho a mi gente, soy pasional, cabezota, impulsiva, generosa, tan aprensiva como Julio iglesias y no me arrepiento de nada, pese a que no sé decir que no. Perdono, pero no siempre olvido. Me gusta el vino tinto y el agua y, desgraciadamente, toda la comida, aunque prefiero la japonesa. A una isla desierta me llevaría a mi hija, de mayor quiero hacer lo mismo que ahora, pero teniendo más tiempo para poder dedicárselo a mi hija y si volviera a nacer repetiría de la A a la Z todo lo que he hecho en esta vida».