Adiós a la excepción francesa en la Alianza Atlántica

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

n ¿Por qué el general De Gaulle decidió abandonar la estructura militar de la OTAN? – En 1966, en plena Guerra Fría, Francia deseaba mostrar a Estados Unidos que prefería mantener una posición independiente y no subordinar su Ejército a decisiones internacionales. Quería ser un vector libre y soberano dentro del bloque occidental. El general De Gaulle deseaba tener mano libre para desarrollar la industria nuclear francesa, sin supeditarse, como Gran Bretaña, al control de Washington. Era cuestión de «grandeur». n ¿Qué implicó la decisión? – Con su golpe diplomático, el general de Gaulle obligó a Estados Unidos a retirar sus bases militares de suelo francés. Por su parte, la sede de la Organización del Atlántico Norte, que desde su creación se encontraba en París, debió trasladarse desde entonces a Bruselas. n ¿Por qué Sarkozy decide regresar ahora? – El actual inquilino del Elíseo nunca ha ocultado sus inclinaciones atlantistas. Con esta decisión, que ya esbozó Jacques Chirac durante su Presidencia, Sarkozy desea eliminar la paradoja a la que se enfrenta Francia dentro de la Alianza Atlántica desde hace 43 años. Su Ejército participa plenamente en misiones militares (Kosovo, Bosnia, Afganistán...), pero no puede participar en la toma de decisiones por haberse excluido del mando militar.n ¿Qué implicaciones tendrá la participación francesa? – Francia ganará peso e influencia. Los mandos militares franceses en la Alianza Atlántica pasarán de los 150 actuales a alrededor de 800. Asimismo, París dirigirá las fuerza de intervención rápida ubicadas en Lisboa y Norfolk (Virginia).n ¿Cuándo ocurrirá? – En la cumbre euroatlántica del 3 y 4 de abril, que conmemora el 60º aniversario de la organización. Entonces París volverá a participar en el comité de Planes de Defensa y en el Grupo de Planes Nucleares.