Al menos once españoles permanecen atrapados en Chad por la violenta ofensiva rebelde

Al menos once españoles permanecen atrapados en Chad a la espera de ser evacuados del país, pero los combates entre Ejército y rebeldes que se extienden hasta la zona del aeropuerto de la capital, por lo que no ha sido posible el traslado, según informó desde Yamena la responsable del programa humanitario de Intermón Oxfam, Elena Esgorbati. La diplomacia francesa ha activado su representación en el país para gestionar la evacuación de los ciudadanos extranjeros.
En la capital permanecen seis españoles, tres periodistas y tres cooperantes de la organización humanitaria; mientras que al menos otros cinco siguen a la espera de ser evacuados desde otros centros de trabajo en el país africano.
«De momento no podemos evacuar», declaró Esgorbati. «Desde esta mañana estamos en centros de reagrupamiento, pero en este momento no podemos evacuar, porque estamos atrapados», señaló. Las operaciones de extracción están siendo gestionadas por las tropas francesas apostadas en Chad para proteger a la misión diplomática gala, pero hasta el momento todos los intentos de llegar al aeropuerto han sido infructuosos, según la cooperante.
En estos momentos, los españoles en Yamena se encuentran en el Liceo Francés de la capital mientras prosiguen los combates entre el Ejército y los rebeldes, que exigen el cese inmediato del presidente, Idriss Déby, o bien la formación de un Gobierno de coalición.
En total hay unos 700 extranjeros, la mayoría franceses, bajo la protección de las tropas galas a la espera de poder ser evacuados en tres lugares distintos de la capital, según fuentes diplomáticas francesas.
En ese sentido, el ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, Miguel Angel Moratinos, se ha puesto en contacto con su homólogo francés, Bernard Kouchner, para gestionar la evacuación de los cuarenta españoles que habría en el país, según el Ministerio. La mayoría son religiosos en misión, por lo que sólo aproximadamente diez de los españoles se encontrarían en la capital.
Si finalmente se produce la evacuación, la opción más probable, Exteriores señaló que el Consulado español en Yaundé (Camerún) sería el encargado de gestionar directamente la operación.

Un importante contingente de miles de guerrilleros rebeldes irrumpieron hoy por la fuerza en la capital chadiana, Yamena, y combaten ya en las inmediaciones del palacio presidencial. Aunque los rebeldes aseguran que están consolidando ya su dominio de la ciudad algunas fuentes hablan de bolsas de tropas gubernamentales de resistencia e incluso hay portavoces del Gobierno que dicen que la situación está bajo control.
«Las fuerzas de defensa y seguridad de Chad tienen el control de la capital», aseguró uno de los ministros del Gobierno chadiano, Mahamat Ali Abdallá Nassour, en declaraciones a Radio France International (RFI). Nassour asegura estar en el palacio presidencial y que el propio Déby está dirigiendo las operaciones, aunque no hay ninguna fuente independiente que pueda confirmarlo.
Por su parte, los rebeldes, respaldados por el Gobierno de Sudán, según las acusaciones de Déby y su Gobierno, están consolidando el control sobre la ciudad. «Estamos en vías de asegurar la ciudad», indicó un portavoz rebelde, Aberamane Koullamalá, en declaraciones telefónicas a RFI.
Los rebeldes ya atacaron Yamena en 2006, pero en aquella ocasión sólo lograron alcanzar los barrios periféricos y el presidente del país, Idriss Déby, no se encontraba en la capital. Sin embargo, en esta ocasión todo apunta a que Déby está atrincherado en el palacio presidencial y que en sus inmediaciones hay combates entre rebeldes y tropas gubernamentales. «La información que disponemos es que Déby parece estar en Chad, negociando con el Gobierno francés para que le saquen del país, pero su paradero concreto es desconocido», informó una fuente anónima desde Yamena.

Según los testigos se puede escuchar el tableteo de las ametralladoras y de armamento pesado por toda la ciudad e incluso en edificios significativos como el de la sede del Parlamento y el propio palacio presidencial. «La artillería está funcionando intensamente y sentimos las explosiones aquí en el hotel», explicó un cooperante, Gabriel Stauring, en su blog.
Aún se desconoce el número de posibles víctimas de los combates, aunque todo hace indicar que los rebeldes, que utilizaban camionetas equipadas con ametralladoras pesadas, encontraron poca resistencia. Sí se ha confirmado sin embargo la muerte de la esposa y la hija de uno de los empleados de la Embajada de Arabia Saudí en Chad por la explosión de una bomba. El artefacto explosivo fue lanzado hacia la residencia del embajador en Yamena.

Evacuación

La Unión Africana condena el ataque rebelde
Mientras, en la capital Etíope, Addis Abeba, los líderes de la Unión Africana (UA) condenaron la ofensiva de los rebeldes e incluso amenazaron con expulsar a Chad de la organización si los insurgentes se hacían con el poder.
"Es aún más triste ver nuevas heridas abriéndose y la sangre fluyendo en Kenia y ahora en Chad", afirmó el nuevo presidente de la UA, el presidente tanzano, Jakaya Kikwete. El mandatario afirmó que si los rebeldes toman el poder Chad será expulsada de la organización. "Si la rebelión tiene éxito, (Chad) con certeza será expulsado de la Unión Africana", dijo.
Por otra parte, el líder libio Muamar Gadafi también condenó la ofensiva de los rebeldes, que calificó de "gran violación"contra un Gobierno legal y democráticamente elegido. Además mostró su frustración porque la UA sea incapaz de intervenir para poner fin a los conflictos del continente.
Gadafi recordó que la carta fundacional de la UA permite a esta organización intervenir para poner fin a un conflicto, pero que no existe un mecanismo para hacerlo. "Deberíamos tener un consejo de seguridad, un mecanismo que pueda responder muy rápidamente (...). Es algo que ya deberíamos haber hecho. Fue un error no hacerlo", dijo.
Los guerrilleros han repetido en numerosas ocasiones que el único camino para el abandono de la lucha armada es la proclamación de un Gobierno de coalición con el presidente Déby. Por su parte, el Ejecutivo chadiano afirma que los rebeldes cuentan con financiación sudanesa, acusaciones negadas categóricamente por Jartum.