ANV y PCTV suspendidas por ser un «instrumento» en manos de Batasuna

El magistrado ordena la clausura de sus sedes, el embargo de cuentas y la suspensión de las subvenciones que reciben.

La Razón
La RazónLa Razón

MADRID- Los partidos abertzales Acción Nacionalista Vasca (ANV) y Partido Comunista de las Tierras Vascas (PCTV) están desde ayer suspendidos por orden judicial. Tras una noche en vela y minutos después de que en el Tribunal Supremo (TS) comenzase la vista para decidir la suspensión cautelar de ambas formaciones, el juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón tomó la delantera y acordó prohibir por vía penal cualquier actividad de ANV y PCTV durante los próximos tres años. La medida, como en su día ocurrió con Batasuna, se podría prorrogar en su caso otros dos más. En dos autos de casi 300 folios, el magistrado concluye que las dos organizaciones se han convertido «en los últimos tres años en un instrumento político en manos de los dirigentes de Batasuna y en un medio económico para nutrir a sus dirigentes y cumplir la finalidad terrorista de Batasuna-ETA».

El juez ha ordenado además la clausura de todas sus sedes y locales, el embargo de sus cuentas corrientes y la suspensión de todas sus subvenciones. La disolución del grupo parlamentario del PCTV en el Parlamento vasco no está en su mano, pero Garzón tiene previsto elevar suplicatorio al Tribunal Superior de Justicia del País Vasco para que éste decida si debe instar la medida.

El titular del Juzgado de Instrucción número 5 ha imputado por colaboración con organización terrorista a 14 miembros de ambos partidos (la mayoría, once, del PCTV), que según él tenían un pie en «el umbral» de la integración en ETA, algo que sólo la actuación judicial ha impedido.

Las vinculaciones entre integrantes de la ilegalizada Batasuna y miembros de ambos partidos son desgranadas de forma prolija en la resolución, en la que Garzón deja constancia de que 39 dirigentes de la formación ilegalizada formaban la «columna vertebral» de ANV y PCTV, que gestionaban desde una sede común «y con instrumentos comunes». Pero eran unos cuantos más, al menos 61 (la mayoría integrantes de la «mesa nacional») los que según el magistrado recibían fondos de las arcas del PCTV.

«Financiación estable» a ETA

Durante la tregua de ETA, explica el juez, Batasuna se limitó a impulsar las iniciativas que luego asumían las dos formaciones ahora suspendidas. No contenta con esto, en una segunda fase «incrustó» a sus responsables hasta «prácticamente fagocitarlas», un proceso que se aceleró tras la ruptura del alto el fuego en junio del pasado año. A partir de entonces, el desvío de fondos hacia Batasuna desde la «caja común» de ANV y PCTV se incrementó hasta el «vaciado» de las mismas. De hecho, sus dirigentes acordaron integrar un «sistema de financiación estable» y la colaboración con ETA pasó a convertirse en uno de los fines estables de ANV. En esa labor el PCTV le llevaba ventaja, pues según Garzón esta formación sostenía económicamente a la banda desde abril de 2005.

No hay motivos electorales

El magistrado insiste en que la suspensión no se acuerda para evitar que los dos partidos concurran a las elecciones sino para impedir que sigan nutriendo económicamente a ETA. Además, recalca que ANV y PCTV no son suspendidas por su ideología, sino por colaborar con la ilegalizada Batasuna.

Uno de los datos que aporta Garzón es que Asier Bengoa, uno de los etarras imputados por el asesinato de dos guardias civiles en la localidad francesa de Capbreton, actuó como apoderado de ANV en Vitoria en las municipales de 2007. En su resolución el juez también hace hincapié una y otra vez en que la detención de la nueva «mesa nacional» de Batasuna en octubre del pasado año es el punto de inflexión que ha permitido actuar judicialmente contra los dos partidos. Hasta ese momento, añade, no había constancia de que estuviesen siendo instrumentalizados por Batasuna.

Para Garzón, los sms (mensajes de móvil) del dirigente batasuno Juan José Petrikorena al responsable de Comunicación del PCTV evidenciaban la función de «enlace» que éste desarrollaba, «pero no podían extenderse sin más» a toda la formación abertzale.

Apoyo en la campaña

Del mismo modo, recuerda que ANV y el PCTV podían contratar a personas vinculadas a Batasuna, y no ha sido hasta que se ha podido probar que ejercían la «actividad directiva» de ese partido ilegal cuando se ha actuado contra ellas. El propio Petrikorena fue el encargado, tras las últimas elecciones autonómicas en el País Vasco, de reclamar al PCTV el «pago» por haber recibido el apoyo de Batasuna en la campaña electoral.

Significativo resulta que Garzón recuerde ahora que las candidaturas de ANV anuladas por el Tribunal Supremo en marzo de 2007 constituyen en algunos municipios vascos y navarros «un verdadero contrapoder». Incluso, mediante la presión a los alcaldes y concejales, «ejercen como verdaderos poderes fácticos», participando en los plenos y recibiendo la información «como si de una fuerza política se tratara».

El auto de Garzón también deja constancia de que Nekane Erauskin, portavoz del PCTV en la Cámara vasca, asistió a reuniones de Batasuna, motivo por el que el magistrado, a instancias de la Fiscalía, pedirá al TSJ vasco que impute por colaboración con ETA a Erauskin y su compañera Karmele Berasategi.