Argentina levanta la veda a la exportación a Repsol y Petrobras

La Razón
La RazónLa Razón

Buenos Aires- La medida de presión surtió efecto. El gobierno argentino reabrió la exportación de combustibles líquidos, cerrada el 7 de enero pasado, tras normalizarse el abastecimiento interno y la rebaja de precios.

La medida alcanza a las exportaciones de la brasileña Petrobras, la española Repsol-YPF y la estadounidense Esso, mientras persiste la restricción para la anglo-holandesa Shell, la única que no bajó sus precios, según informaron fuentes gubernamentales a LA RAZÓN.

El gobierno había condicionado la autorización de exportaciones de combustibles líquidos a la normalización en la entrega de gasolina y diésel al mercado interno en cumplimiento de la Ley de Abastecimiento, tras los cortes de luz resultantes de la grave crisis energética que atraviesa el país.

Recorte de precios

Con esta medida, la empresa menos perjudicada resultó la española Repsol YPF, que tan solo exporta un 10% de su producción en Argentina. Sin embargo, la compañía sí que se vio afectada por el requerimiento a las petroleras de rebajar sus precios, después de una escalada de los valores que rozó el 15% desde entonces.

Desde el fin de semana pasado los precios en los surtidores de YPF, Petrobras y Esso sufrieron un recorte del 12% en la capital argentina. Pese a este decreto, Shell mantuvo sus precios y es la única petrolera sobre la que sigue vigente el freno de sus embarques al exterior por parte de la Secretaría de Comercio, según citó la fuente.

destaca el hecho de que el gobierno de Néstor Kirchner (2003-2007), esposo y antecesor de la actual mandataria, protagonizó roces con Shell cuando llamó públicamente a boicotear sus ventas tras un aumento de precios y luego le clausuró una refinería por incumplimiento de normas ambientales.

Ésta no es la única petrolera que se encuentra en el punto de mira del gobierno argentino. Los medios locales recogían la semana pasada supuestas presiones recibidas por la petrolera norteamericana Esso.

El gobierno argentino estaría promoviendo la compra de activos de esta compañía a través de la empresa argentina Enersa, y PDVSA.