Casi la mitad de los adolescentes sufre dolor lumbar

Un estudio liderado por investigadores catalanes confirma que un 40 por ciento de los adolescentes tiene dolor lumbar, al menos, una vez al mes. Sin embargo, la repercusión real de este dolor es mínima en el 90 por ciento de los casos

El estudio, realizado por diversos centros de investigación catalanes en colaboración con dos hospitales suizos, ha analizado la prevalencia del dolor lumbar en España y examina si este malestar tiene repercusión en la calidad de vida de los adolescentes. Los resultados muestran que el 40 por ciento de los jóvenes afirman tener dolor (más de 24 horas de molestias en el último mes).La investigación, publicada en la revista «Archives of Pediatrics & Adolescent Medicine», se realizó en Barcelona y Friburgo. En la ciudad suiza se registraron los datos de todos los adolescentes de 14 a 15 años, mientras que en Barcelona se analizó una muestra representativa del mismo rango de edad. El trabajo contó con un total de 1.470 participantes.«Hay que destacar que los datos de la población de Barcelona son iguales a los de la población de Friburgo, lo que da una idea de la universalidad de nuestros hallazgos. A pesar de que ambas ciudades representan al mundo occidental, son dos contextos totalmente distintos», indica Ferrán Pellisé, autor principal del estudio y médico de la Unidad de Columna en el Hospital Valle de Hebrón de Barcelona.En cuanto al impacto en la calidad de vida, los resultados muestran que, del porcentaje de adolescentes afectados por dolor lumbar, para un 90 por ciento este dolor no tiene ninguna repercusión funcional. La mayor limitación del estudio es que, según Pellisé, falta por saber si este dolor puede tener consecuencias futuras.«La conclusión a la que hemos llegado es que el dolor lumbar aislado es muy común entre los adolescentes, pero tiene escasa repercusión en su calidad de vida. Es distinto el dolor lumbar en un adolescente al que le duele todo el cuerpo, entonces sí tiene un impacto en su vida. Esta situación, observada en un 10 por ciento de los participantes, es más común en las chicas que en los chicos», agrega.La conducta ante el dolorEl dato no deja indiferente: sólo un 35 por ciento de los jóvenes encuestados no sintió ningún tipo de dolor en el último mes. Es decir, que el 65 por ciento de los adolescentes reconoce que ha tenido dolor recientemente. "El dolor, dentro de unos parámetros razonables, es una experiencia habitual en la vida de una persona sana. Quizá, el riesgo de decir esto es minimizar posibles casos graves, por lo que hay que ser muy prudente con los resultados obtenidos", puntualiza el investigador catalán.Estudios anteriores demostraron que, con el mismo grado de dolor, los pacientes que siguen activos evolucionan mejor que el resto. Además, los expertos insisten en que el dolor lumbar del adolescente se asocia a factores psicosociales. El riesgo de padecer molestias es mayor en aquellos jóvenes que poseen determinados hábitos como el tabaquismo o que viven en familias en las que otros miembros sufren dolor lumbar.«Es un riesgo enorme crear alarma social porque el dolor lumbar sea tan prevalente, ya que su impacto real es bajo en el 90 por ciento de los casos. En esta población, por tanto, no habría que tomar ninguna medida restrictiva, sólo estimularles para que sigan haciendo vida normal y no medicalicen un problema que quizá no tiene tanta importancia. Sólo tendríamos que tratar a ese 10 por ciento restante», concluye Pellisé.